Generalidades de la música cubana

Orígenes del bolero

El nacimiento del bolero suele situarse en Cuba, en 1885 con la aparición de Tristezas de Pepe Sánchez (p. 21). Frecuentemente se le atribuye su origen al danzón cubano pues el bolero utiliza el mismo ritmo del danzón aunque es un poco más lento y su mensaje es romántico. Esta fecha, sin embargo, plantea algunas interrogantes pues, como explica Jaime Rico Zalazar, historiadores de la música popular hispana sitúan el nacimiento del danzón (1879) y del bolero (1885) en fechas muy cercanas, e incluso hay datos que sugieren que ya el bolero existía en el 1830, es decir antes que el danzón. Como el bolero de Pepe Sánchez es el primero del cual se tiene una referencia precisa, se suele adoptar la fecha de 1885 como punto de partida. Dicha fecha nos sitúa, por otra parte, en el espacio-tiempo del Modernismo hispanoamericano (Rubén Darío publica Azul en 1888), lo que permitiría un análisis del bolero a la luz del proyecto estético modernista. Por el momento, basta recordar que el bolero nace como una canción para serenatas y que se mantuvo así hasta los años 1927-28, cuando el Sexteto Habanero y el Trío Matamoros impulsaron el bolero-son, una modalidad que consistía en empezar tocando un bolero en tiempo lento, pasando luego al ritmo más rápido del son (Rico Zalazar, 33). A este elemento rítmico le llamaban el montuno , el cual sería vital en la popularidad que alcanzaría el bolero como baile en la siguiente década.

La contribución de Cuba al bolero latinoamericano es innegable, no sólo por la influencia del danzón que, como explica Alejo Carpentier, aporta el compás y el baile de la pareja abrazada, sino también por los boleros innolvidables que nos legaron los compositores e intérpretes cubanos ( La música en Cuba ). Los límites del presente trabajo, así como la gran cantidad de boleros que se producen en Cuba en la década del 40, hacen imposible la tarea de incluirlos a todos. Nos limitaremos entonces a una exploración panorámica del bolero, deteniéndonos en las piezas, compositores e intérpretes que consideramos claves puesto que todavía se escuchan en el ambiente latinoamericano.

El primer bolero de fama internacional, titulado Aquellos ojos verdes (1929), lo empezó a componer el cubano Nilo Menedez, quien se enamoró de Conchita Utrera, una hermosa cubana de ojos claros. Cuenta Nilo que la noche que la conoció compuso una línea melódica y le pidió al poeta Adolfo Utrera, hermano de Conchita, que le pusiera letra, sugiriéndole el tema (puede leerse en el Cancionero del bolero). La primera grabación de Aquellos ojos verdes la hicieron Nilo Menendez y Ernesto Lecuona en el piano, con la interpretación de Adolfo Utrera (Rico Salazar 35). De la misma época es el bolero Quiéreme mucho del cubano Gonzalo Roig, el cual refleja el tema del amor romántico que jura permanecer por toda la eternidad como se advierte en los versos a continuación:

Quiéreme mucho, dulce amor mío
que amante siempre te adoraré,
yo con tus besos y tus caricias
mis sufrimientos acallaré...

Cuando se quiere de veras
como te quiero yo a ti,
es imposible mi cielo
tan separado vivir...

En las década del 40 ya el bolero se había impuesto en Cuba como el baile de preferencia, quedándose atrás el son y el danzón. En esta época se destacaron un gran número de compositores cubanos que aportaron bellísimas canciones al repertorio del bolero. Entre ellos hay que mencionar a Osvaldo Farrés, a Bobby Collazo y a Isolina Carrillo. Osvaldo Farrés hizo historia con el bolero Toda una vida ... en el que se repite el motivo de la promesa del amor eterno:

(Toda una vida estaría contigo
no me importa en qué forma
ni cuándo, ni cómo, pero junto a ti)

además de los boleros Acércate más , Quizás, quizás y Con tres palabras . La canción cumbre de Bobby Collazo fue el bolero La última noche , estrenada por Pedro Vargas en 1946:

La última noche que pasé contigo
la llevo guardada como fiel testigo
de aquellos momentos en que fuiste mía
y hoy quiero olvidarla de mi ser. . . .

Dentro del grupo de las compositoras se destaca Isolina Carrillo, quién formó parte como trompetista de un septeto de mujeres llamado Las Trovadoras del Cayo y fundó posteriormente el conjunto vocal Siboney en donde estuvieron también Olga Guillot y Celia Cruz, intérpretes muy populares en el mundo hispano (Rico Salazar 61). De Isolina es el bolero Dos gardenias que estrenó el puertorriqueño Daniel Santos. Otros intérpretes cubanos de esta época que alcanzaron un renombre internacional fueron Benny Moré, Rolando la Serie y Nelo Sosa. Entre las cantantes más destacadas se encontraban: Olga Guillot, Blanca Rosa Gil y La Lupe.

Durante la época de oro del bolero en Cuba emerge también el movimiento del feeling , el cual como lo indica la palabra en inglés busca expresar los sentimientos con mayor amplitud siguiendo la influencia del jazz y el blue. Algunas cantantes norteamericanas, como Ella Fitzgerald y Sarah Vaughan, sirven de modelo a esta vertiente musical. El movimiento surge, según explica el historiador de música cubana Helio Orovio, como una necesidad de transformar el cancionero cubano, sirviéndo de base a su vez para lo que más tarde llega a ser "la nueva canción cubana". Dice Orovio:

El filin le dio un nuevo impulso a la canción cubana en el momento en que ésta se hallaba en lo que se llama "trova tradicional", que son los compositores de los años 30, como Cristina Saladrigas, María Emma Botet y otros. Es cuando la canción cubana se enriquece con nuevos acordes, más amplios, más ricos, más nutridos, y se le concede mayor atención al texto, a la letra dotándola de más profundidad y calidad. De ahí que sin el filin no existiría la nueva canción cubana (citado en Rico Salazar 72).

Entre los creadores del movimiento se encuentran José Antonio Méndez, cuyo mayor éxito fue el bolero La gloria eres tú ; César Portillo de la Luz, quien se dio a conocer en Latinoamérica con el bolero Contigo en la distancia , y Frank Domínguez, cuyo bolero Tú me acostumbraste marcó una época brillante en la carrera de Lucho Gatica (Rico Salazar 72-74).

A partir de los años 60, con el cambio de gobierno en Cuba, los artistas, músicos, compositores e intérpretes emprendieron diferentes rumbos, lo cual cambió el panorama musical de Cuba y de la América Latina para siempre. Muchos artistas que estaban en desacuerdo con el nuevo sistema político emigraron para nunca regresar. Los que decidieron permanecer en el país continuaron impulsando el bolero del filin. Otros movimientos musicales, como el de la "Nueva Trova Cubana," altamente poético pero con un enfoque en la conciencia social, van a emerger en Cuba en la década siguiente.

Fuente: Denison

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar