Generalidades de la música cubana

El Feeling

El feeling es un género situado dentro de la canción cubana, que tiene una notable influencia de la música norteamericana. Como su nombre lo indica, lo que el trovador ofrece tiene sentimiento, emoción. Representó, al decir de Rosendo Ruiz hijo, un movimiento renovador de fuerte raigambre trovadoresca. Sus principales cultores eran de origen humilde y poco sabían de la técnica musical.

Ciertas tendencias vanguardistas del entorno sonoro internacional alcanzan a la música popular cubana y en los años cincuenta influyen en acendrar una nueva dinastía de cantautores, cultores con renovada criollez del estilo llamado feeling o filin, que redimensionó el intimismo latente en la naturaleza trovadoresca, gracias a la reconceptualización de recursos expresivos y original sentido.

José Antonio Méndez, César Portillo, Martha Valdés y Angel Díaz integran el cuadrante fecundo de esta etapa, complementada y enriquecida por un artistas de magistrales dotes, experimentador y pedagogo natural, enlace de este ciclo con su precedente: Vicente González Rubiera (Guyún), decisivo reformador en su tiempo y para mucho de lo que vendría después.

En este ambiente filinesco aparecen con un estilo peculiar las figuras de Pablo Milanés y de Silvio Rodriguez, quienes irrumpen directamente en la nueva estilística trovadoresca.

Jesús Gómez Cairo.

Genero situado en el contexto de la canción cubana. Surge, sobre la década del cuarenta del presente siglo, como necesidad de transformación en la manera de interpretar nuestro cancionero.

Es notable la influencia de la música norteamericana. Su nombre - del ingles - indica que lo que se ofrece tiene sentimiento, emoción. «Represento - al decir de Rosendo Ruiz , hijo - un movimiento renovador de fuerte raigambre trovadoresca, ya que, como en la trova tradicional, - sus principales cultores cantan acompañándose a la guitarra y en su gran mayoría eran de humilde extracción. Y, al igual que los trovadores anteriores, poco sabían de técnica musical. » Desde la década anterior, la música cubana había logrado resonancia universal. «La radio - dice Ruiz - establece a trabes de los trovadores un dialogo, una comunicación con los oyentes. Entran a la música cubana nuevos elementos expresivos. La melodía abandona la quietud tonal, aborda las modulaciones y, armónicamente, sé amplia el enlace de los acordes tonales y extratonales. Por su parte, la Charanga danzonera utiliza nuevos recursos. El ritmo sincopado se impone en grupos de alta calidad, como Arcano y sus Maravillas. Los viejos septetos de son se ven sustituidos por el conjunto; se abandona mucho de la ejecución y el arreglista comienza a jugar un papel primordial. Surgen canciones que se pueden considerar antecedentes del feeling , creadas por Adolfo Guzmán, Bola de Nieve , Rene Touzet , Margarita Lecuona , Facundo Rivero , Francisco Cuesta , Enrique Pessino , Orlando de la Rosa , y otros. » En una casa del callejón de Hammel, cerca de Infanta y San Lázaro, donde vivía el trovador Tirso Díaz, y sus hijos Ángel y Tirso, se reúne el grupo del feeling integrado, principalmente, por Luis Yánez, Cesar Portillo de la Luz, José Antonio Méndez , Nino Rivera , Ñico Rojas , Elena Burke , Froilan , Rosendo Ruiz , hijo, Aída Diestro , Frank Emilio ... El feeling fue un movimiento amplio, una obra de conjunto. En su integración intervinieron autores, interpretes, contando con el decisivo aporte de arreglistas, entre ellos Bebo Valdés , Nino Rivera, Pedro Justiz, Peruchin. «Musicologicamente - prosigue Ruiz- puede decirse que en las canciones del feeling la melodia es consecuencia de la amplia gama de recursos técnicos que caracterizan a la trova tradicional (desarrollada por lo general en el marco de un tranquilo diatonismo) y aborda el impresionismo debussista, que llegaba pasando por el filtro de la música norteamericana. La canción, temáticamente, se hace intima, llena de imágenes, poética. Mas que cantarse, se expresa, se dice [...] dando libertad al interprete.

Helio Orovio

Hace un tiempo, en un bar de La Habana, un hombre ebrio le pidió a César Portillo de la Luz: «Oiga viejito, cante esa que canción de Cheo Feliciano, esa que gusta tanto». Se refería a Tú, mi delirio, un tema de César Portillo que, además de Cheo Feliciano, también han cantado Cristina Aguilera y María Bethania.

César, desde la paciencia que lo caracteriza, le respondió al cliente: «Se la voy a cantar porque esa canción más que a mí mismo, le pertenece a todos los cubanos, a todos los que en el mundo la escuchan».

Las canciones del movimiento cubano llamado feeling han trascendido la escena nacional. Muchas estrellas de primera magnitud las interpretan: Charles Aznavour, Luis Miguel, Michael Bolton. Basta hablar de un número antológico, La gloria eres tú de José Antonio Méndez, y ya no hay más que mencionar.

El feeling, como su nombre lo indica, es un género de canción que privilegia el sentimiento por encima de cualquier otra cosa. Surgió en Cuba a mitad del siglo XX, muy influenciado por el jazz.

Entre sus antedentes directos pueden citarse algunas obras de Bola de Nieve, Adolfo Guzmán y Orlando de La Rosa. El feeling tuvo una fuerte raigambe trovadoresca y sus representantes cantaban acompañándose por la guitarra. Muchos de ellos carecían de instrucción musical académica.

Comenzó en la casa del trovador Tirso Díaz, cercana al callejón de Hamell. Allí se reunían Portillo de la Luz, Méndez, Ñico Rojas, Elena Burke, Rosendo Ruiz (hijo), Aida Diestro y Frank Emilio. Después se sucedieron los hechos que llevarían al feeling a la fama. Uno de ellos fue la fundación, en 1952, del cuarteto D´Aida el cual integró las voces de Aída Diestro, Moraima Secades, Omara Portuondo y Elena Burke.

Fuente: Guía Cuba

Decir el sentimiento

Acaban de poner en mis manos un disco libro titulado Feeling/Cuba y se trata de una de esas adquisiciones, que enseguida quiere uno compartir con los amigos más cercanos y hasta con los desconocidos y potenciales amantes de las buenas canciones. Es el tercero de la Colección Perlas del Caribe (anteriormente salieron Los Van Van y Benny Moré), editados por Simone Massai bajo licencia de EGREM.

En la segunda mitad de los años cuarenta del pasado siglo, La Habana, esta ciudad suspendida en la poderosa urdimbre de diversas músicas, dio cobija a la aparición después conocida como "Movimiento feeling". Fueron en principio las reuniones de jóvenes amigos, a escuchar canciones de la vieja trova y del jazz llegado de Estados Unidos y también a poner sus primeras composiciones, que mostraban ya una inexplicada diferencia.

Eran descargas en sus propios hogares, distinguiéndose entre ellos la casa de Tirso Díaz en el Callejón de Hammel, donde su hijo Ángel, en complicidad creadora, fue capaz de convocar a quienes no se tardaría en denominar "Los Muchachos del Feeling": César Portillo de la Luz, José Antonio Méndez, Ñico Rojas, Jorge Mazón, Rosendo Ruiz Quevedo...

El feeling estableció entre los compositores la tentación por las armonías difíciles y una lírica orgánicamente apegada a la conversación diaria. Los eternos grandes pequeños temas de la canción cubana se mantenían en las nuevas composiciones de los filineros, casi siempre surgidas al amparo de la guitarra. Lo diferente era el lenguaje, de donde habían desaparecido las rimbombancias, para proponer el diálogo con la persona amada. Para decir la canción a la criatura de enfrente y no a una multitud.

Esta vertiente de la música cubana tuvo su apogeo creativo en la década del cincuenta y llegó a la más alta popularidad después de 1959, momentos en que comenzaba el reconocimiento a la joven Marta Valdés, a quién le tenemos que agradecer algunas de las páginas indispensables del más apretado catálogo del feeling. Y cuando un muchacho de Bayamo llamado Pablo Milanés se residenció en La Habana y empezó a descargar con sus canciones iniciales, que estaban creadas bajo la advocación del feeling y al mismo tiempo anunciaban otro hito de la canción de la Isla, aún sin nombre, llamado varios años después la "Nueva Trova".

El disco libro Feeling/Cuba brinda la posibilidad de profundizar en todo lo que le vengo refiriendo. Además de una copiosa cantidad de fotos que funcionan en el volumen, como un mural gráfico de la historia de este movimiento, se incluyen cuatro textos redactados por tres de los más destacados conocedores de la música popular cubana. Mis colegas Leonardo Acosta, Helio Orovio y Sigfredo Ariel. Leonardo, músico, investigador y gozador testigo, ha escrito: El movimiento del feeling (Años 40 – Años 60) y Helio a quien también le da la edad para ello, cuenta sus propias aventuras de descubrimiento y andaduras paralelas en un texto llamado La Habana tiene feeling. Desde su niñez, Sigfredo que nació al inicio de los años sesenta, cuando esta música, como ya he escrito estaba en el apogeo, comenzó a entrar en el goce indagador de ella y por eso ahora puede escribir La poética del feeling y El feeling en discos.

Como colofón Feeling/Cuba tiene un CD con veinte tracks, donde figuran la mayoría de las más significativas canciones de los más trascendentes compositores filineros, interpretados por ellos mismos y por los intérpretes que con mayor altura han cultivado ese repertorio.

Casi sesenta años después de irrumpir en el contexto cultural cubano, este puñado de composiciones, es testimonio de que el feeling no fue un alumbrón fugaz en nuestra música, sino que permanece como una necesidad espiritual y se ha convertido en un modo de ser de los cubanos . Para ello se juntan en el CD Ángel Díaz, José Antonio Méndez, César Portillo, Tania Castellanos, Niño Rivera, Piloto y Vera, Rosendo Ruiz Quevedo, Marta Valdés...con el Conjunto Casino, Cuarteto D'Aida, Elena Burke, Fernando Álvarez, Ela Calvo, Frank Domínguez y una larga lista que están diciendo sus (nuestros) sentimientos en una descarga interminable.

Bladimir Zamora Céspedes (La Jiribilla)

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar