Generalidades de la música cubana

El complejo problema de la trova

La Casa de la Trova de Santiago la vi por primera vez a principios de los años 70. Era un minúsculo y humilde lugar, sede de una barbería de un solo sillón, al costado del hotel Casa Granda. Allí se reunían los bardos de todo el país para competir y beber ron oriental, ante un público deseoso de saborear música y poesía.

A la trova tradicional llegué de la mano del amigo Lino Betancourt. El me permitió conocerla a través de su erudición y patriotismo. Los especialistas la consideran un movimiento cultural de finales del siglo XIX, con su mayor esplendor en la primera mitad del XX. José "¨Pepe" Sánchez, Sindo Garay, Miguel Matamoros y Manuel Corona, entre otros tantos, son considerados personalidades relevantes de la cultura nacional. Ellos vagaron, guitarra bajo el brazo y canciones en el corazón, por campos, bateyes y pueblos de nuestra ínsula. No tuvieron apoyo del estado, pero tuvieron libertad de creación.

Luego de 1959, con la politización de la cultura a través de las palabras de Fidel Castro: "Con la revolución todo, contra la revolución nada", se hizo todo lo posible para borrar la trova de nuestro escenario, por decadente y burguesa. En 1968 se configuró lo que se denominó Movimiento de la Canción Protesta, más tarde conocido como Movimiento de la Nueva Trova. Ambos bajo los auspicios de la Casa de las Américas.

El intento fue, ante todo, un esfuerzo para deslegitimar la construcción cultural de la nación; sovietizar nuestra cultura a través del realismo socialista y para la construcción del "hombre nuevo". Asuntos de triste recordación.

A ese cancionero de "hombres nuevos" pertenecieron Silvio Rodríguez, Pablo Milanes y Sara González, por citar a los más conocidos. Sin embargo, con la disolución de la "Nueva Trova" por orden del Partido Comunista, hasta esta escuela fue quebrada. Así, el movimiento hacia el futuro de la expresión poético musical se sostuvo en manos de los "cardenales" del Ministerio de Cultura, y de la Asociación Hermanos Saiz (AHS), y mantuvo su rigidez, en detrimento de la música, la poesía y sus cultores.

En ese marasmo sobreviven cuatro tendencias fundamentales de trovadores, divididos en dos grupos: los artistas y los artesanos (buscavidas). En el primer grupo está la contradicción entre los talentosos trovadores que aún y participando en las estructuras burocráticas de la UNEAC, el Instituto de la Música, Artex o la Egrem, no encuentran un sitio para su obra; y los menos talentosos, pero afines al régimen, que participan en las "tribunas abiertas" y actos públicos.

Si los no afines deben esperar por su suerte, los "revolucionarios" son promovidos con giras nacionales o internacionales, beneficiados con la entrada directa a los estudios de grabación; así como adquieren la posibilidad de firmar contratos con disqueras o productores extranjeros. Recordemos la realización de un disco con los supuestos poemas del espía Antonio Guerrero, arreglados e interpretados por un grupo de trovadores en los estudios musicales de Cienfuegos.

Entre los artesanos están los trovadores encantados por la posibilidad del dólar, asociado al boom del turismo internacional que se dio en la isla luego de los años noventa, o como forma de salir al exterior. Estos logran participar de las estructuras del Ministerio del Turismo, o del acceso a los empresarios que proyectan esas posibilidades. Mientras que en la otra senda se encuentran los trovadores callejeros, esos que salen a ganarse la vida cantando canciones suyas o ajenas ante el publico mas disímil (aunque casi siempre, sean extranjeros), y como callejeros al fin, son perseguidos y reprimidos por las autoridades.

Estos, con mucho de bohemia, son fáciles de encontrar en el malecón habanero, en las cercanías del hotel Riviera o en Santiago de Cuba, en el parque Dolores.

Meses después de concluido el XLV Festival Internacional de la Trova Tradicional "Pepe Sánchez", en Santiago de Cuba, muchas son las interrogantes que se abren sobre el rescate y mantenimiento de esta tradición musical, vinculada al nacimiento de la nación, así como a las luchas por la independencia nacional, atacada en este momento por el mercantilismo fetichista y la desidia burocrática.

Considerando estas problemáticas y otras que no pudieran ser presentadas aquí por razones de espacio, es que un grupo de trovadores de la ciudad de Holguín, encabezados por Orlando Silvestre, propusieron al gobierno y al Ministerio de Cultura, que se permitiera la creación de una organización nacional de la trova, bajo el nombre Agrupación de la Trova Cubana (ATC).

Según los propulsores de la idea, la agrupación estaría subordinada al Instituto Cubano de la Música (ICM), que dirige el vice ministro Abel Acosta. No obstante, consideran que seria mejor que funcionara como una organización de trovadores independientes. En este caso, se concedería anualmente el Premio Nacional de la Trova.

El impulso de los orientales llega hasta la preparación del boceto de la estatuilla del premio "Pepe Sánchez". Apoyan, además, la creación de un busto que honre en lugar publico al insigne músico santiaguero.

Para los especialistas en el tema, la entrega del Premio Nacional de la Música del año 2004 al músico Silvio Rodríguez, se considera una concesión por parte de la burocracia cultural a los juglares, para que aplaquen sus críticas al ministerio.

Las autoridades culturales santiagueras hacen lo posible por salvar el festival de la trova; de ahí la elección de Eliades Ochoa como presidente de la última edición del festival. De todas maneras, se enfrentan al bajo presupuesto que asigna el estado, la sostenida dolarización del país y el empuje liberalizador de una economía libre.

Mientras, la gran casona de dos plantas que ocupa ahora la Casa de la Trova, en Santiago, a un costado hotel Casa Granda, cobra la entrada al público a un peso convertible y los servicios que ofrece se pagan en la "moneda prohibida".

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar