El Gallo de Morón

0
0
0
s2smodern

Entre los cubanos es popular la frase: "se quedó como el Gallo de Morón, sin plumas y cacareando".

Muchos piensan que se trata de un famoso gallo originario de Morón en la provincia de Camagüey.

Pues bien, la historia es que el Gallo de Morón ni era un gallo, ni era de Morón, ni tuvo que ver con Cuba.

Se trata de una leyenda del siglo XVI, cuando el recaudador de impuestos de Sevilla se presentó en Morón de la Frontera a ejercer su oficio.

Como el sujeto tenía aspecto de matón y forma de actuar muy grosera se le bautizo como el Gallo de Morón.

Los moroneses se hartaron de los desplantes de aquel gallo y un buen día le atizaron una tunda de palos tan contundente, que éste tuvo que marcharse de Morón sin atreverse a volver por más impuestos.

De ese episodio surgió una copla popular que decía:

Anda que te vas quedando
como el Gallo de Morón
sin plumas y cacareando
en la mejor ocasión.
0
0
0
s2smodern