Una isla orgullosa de su herencia africana

Pocos visitantes de La Habana se pierden la plaza de la catedral, donde mujeres con los vestidos blancos de la santería afrocubana y que fuman grandes cigarros leen la suerte con las cartas del tarot frente a la imponente iglesia barroca.

Otras, con vestidos coloridos que recuerdan a las diosas afrocubanas y a las bailarinas de flamenco españolas posan para las cámaras de los turistas, mientras bandas de música mezclan la vibración de los tambores africanos con el sonido melancólico del violín.

Aquí, como en cualquier otra parte de la capital cubana, la gente expresa su satisfacción por la elección de Barack Obama como el primer presidente negro de Estados Unidos. Pero el interés es moderado, porque los cubanos no necesitan a Obama para sentirse orgullosos de su herencia africana.

"Ningún otro país fuera de África ha valorado sus componentes culturales africanos como Cuba, y les ha dado tanto reconocimiento oficial", afirma Oscar Fagette, ex director de la galería de arte afrocubano de la Asociación Cultural Yoruba.

Sin embargo, muchos cubanos recuerdan la época en que los practicantes de la religión Regla de Ocha, conocida popularmente como Santería, no podían tener posiciones dentro del Partido Comunista ni realizar ceremonias sin permiso de las autoridades.

"A diferencia de otros países latinoamericanos, la población indígena cubana fue extinguida casi por completo", explica Arisel Arce, investigadora y autora sobre religión y folclore afrocubano.

"La identidad cubana se basa en dos componentes, el español traído por los colonizadores y el africano traído por los esclavos", señala.

En torno a un millón de esclavos pertenecientes a decenas de grupos étnicos fueron llevados en barco a la isla caribeña a fines del siglo XIX.

Las tradiciones religiosas africanas sirvieron como vehículo para preservar prácticas culturales, con los grupos de los yoruba de África Occidental y de la región central del Congo como los dos más influyentes.

Antes de la revolución de 1959 e incluso después, "los cubanos blancos trataron de negar la influencia cultural africana" pese al surgimiento del movimiento cultural afrocubanismo a principios del siglo XX, señalan Arce y el también investigador Armando Ferrer.

La santería siguió siendo una actividad "de esclavos" poco organizada, semiclandestina y supuestamente primitiva, según Arce y Ferrer.

Fue sólo a principios de los 90 que cambió la actitud oficial, cuando el régimen ateo entonces liderado por Fidel Castro se volvió más tolerante, no sólo con la santería, sino con todas las religiones, tras el colapso del comunismo en el este de Europa.

Muchos observadores señalan ahora que la santería, cuyo panteón tiene decenas de dioses y diosas yoruba, ha superado al catolicismo en cuanto a popularidad. No sólo los negros, sino los blancos y los extranjeros asisten a los rituales ancestrales con oráculos y sacrificios animales.

El aumento de la santería y de la religión vinculada de Palo Monte ha hecho crecer el orgullo de los cubanos por sus raíces africanas.

"Los ritmos africanos no sólo inluenciaron la música de baile cubana, sino la clásica y folclórica", comenta Arce. Y añade: "En el arte, mire a los personajes y colores cálidos de pintores que van desde Wilfredo Lam a Manuel Mendive".

"Y en la literatura, las referencias africanas pueden ser halladas en los trabajos de nuestros escritores más reverenciados, como Nicolás Guillén y Alejo Carpentier".

Algunos creen incluso que el gobierno, ahora liderado por Raúl, hermano de Fidel Castro, prefiere la santería al catolicismo, pues la ven como una religión de las clases trabajadoras, mientras que el catolicismo es asociado tradicionalmente con el conservadurismo antirrevolucionario.

La cultura africana de Cuba también ayuda al país a presentarse como campeón del mundo en desarrollo, por lo que las autoridades no han dudado en promocionar esta imagen.

Cuba tiene instituciones como una fundación llamada como el antropólogo pionero Fernando Ortiz y la Casa de África en Santiago de Cuba, que publican investigaciones sobre cultura afrocubana. El área de La Habana cuenta además con varios museos dedicados a esta cultura, y grupos de danza como el Conjunto Folclórico Nacional, que realiza presentaciones basadas en la mitología yoruba.

Algunos se quejan de que la santería ha ganado demasiada importancia en detrimento de otras expresiones culturales como la pintura.

La santería se ha vuelto además cada vez más comercial, con cubanos cobrando altos precios por la iniciación a la religión de los extranjeros, para paliar sus dificultades económicas.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar