Tirar piedras a un árbol

En el lugar que hoy ocupa el Teatro La Caridad de la ciudad de Santa Clara, en el centro de la Isla, existió en otros tiempos la Ermita La Candelaria. Según cuenta una leyenda, el lugar anida una trágica historia de amor: las aventuras y desventuras de un apuesto fraile y una bella muchacha del lugar.

Los encuentros casi diarios de los dos jóvenes provocaron la suspicacia del superior de la orden, quien amonestó severamente a su discípulo. El fraile enamorado acató en silencio la reprimenda. Pero el sufrimiento que le provocaba el no poder ver más a su amada bullía en su interior.

Al día siguiente, el joven fue a bañarse al río. Una vez limpio y vestido con su sotana, tomó el cordón de San Francisco de su hábito religioso y con él se ahorcó en el árbol más alto y frondoso de los alrededores: un copey.

Los pobladores de Santa Clara aseguran que, desde entonces, el fantasma del fraile infeliz aparece en las madrugadas. Cierto o no, ellos aconsejan tirarle piedras al copey, para evitar la visión de la tragedia y prevenir que un maleficio similar se cierna sobre otras personas en la actualidad.

Enviado por Venus - Diciembre 2, 2002

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar