El sapo tenor

0
0
0
s2smodern

Cuenta la historia legendaria que en la antigua laguna del Tesico—convertida después en vertedero municipal—y a una legua de distancia del centro de la Octava Villa, habitó durante bastante tiempo—nunca comparado con Matusalén, quien vivió según decir bíblico por más de novecientos años—un sapo toro de descomunal tamaño. Se calcula que la estancia de este batracio en la laguna corrió a mediados del siglo XVIII, pues los moradores de entonces dejaron constancia, de que el croar del mismo resultaba tan formidable, por ejemplo, como un agudo que pudieran dar hoy al unísono, los impecables y famosos tenores Carreras, Pavarotti y Plácido Domingo.

Agregan los susodichos testimoniantes que, el croar de meteorología colosal, alertaba a la población de las lluvias que se aproximaban, con suficiente tiempo de antelación, como para prepararse ante temporales o tormentas. De modo que El Sapo tenor era cuidado de ser víctima de cualquier travesura infantil. Por supuesto, es probable que en la época, todavía no hubieran sido descubiertas las ancas de rana, como plato exquisito en el arte culinario.

De cualquier modo, resulta esta la referencia más antigua de que se tiene noticia acerca de un barómetro en San Juan de los Remedios. ( San Juan de los Remedios,VC, Cuba)

0
0
0
s2smodern