El puesto de frita de mi barrio

Uno de los lugares mas socorridos de mi memoria son los puestos de frita de mi niñez, ubicados siempre en los portales de bodegas o bares, eran apéndices s que se surtían de las bebidas como refrescos, cervezas y maltas bien frías, que además en algunos lugares se ofrecía  en combinación  con el bodeguero, que rebajaba unos centavos para redondear el precio de la oferta, así­, un pan con bistec salía a 30 centavos si se compraba con una malta o 25 si se acompañaba con un refresco, ya la cerveza costaba un poco mas.

El puesto era un carrito generalmente construido de chapas metálicas en su base, donde se ubicaba el balón o bala de gas cilíndrico con un quemador extendido con una tubería que quedaba al fondo de una gran tapa abombada que era desmontable y sobre la cual se freían  tanto las frituras, como el resto de los alimentos.  

El fritero ( así se le llamaba al que estaba al frente del puesto de frita ) era casi siempre el propietario del carrito, aunque habían  otros que alquilaban el carro o trabajaban para el verdadero dueño que a veces poseía mas de un puesto, la particularidad de estos friteros era su habilidad para la preparación  de las diferentes ofertas, por ejemplo: las papas fritas a la juliana eran confeccionadas o bien usando un guayo de madera o utilizando un buen cuchillo bien afilado, con el que se lograban las finísimas tiras gracias a su habilidad, también  las chicharritas o mariquitas eran hechas a guayo, las papas rellenas, las croquetas, y las frituras venían preparadas y se guardaban en el refrigerador comercial del bar o bodega adyacente, era un buen ejemplo de colaboración entre servicios que se complementaban mutuamente, yo fui­ testigo de ello en la bodega de la esquina de mi cuadra en Santos Suarez, uno de los surtidos mas populares eran los bollitos de carita, que se confeccionaban o bien usando harina de caritas pre-elaborada made in USA o utilizando los frijoles secos siguiendo un proceso largo y trabajoso, pero con mejores resultados, habían  otras ofertas como: pan con bistec ( que eran finos, bien aporreados y adobados, y que una vez echados a la plancha bien caliente se reducían en casi un tercio de su tamaño , las papas rellenas de picadillo, las frituras de bacalao o de malanga, las croquetas de pollo, jamón o pescado, las tortillas con o sin cebollas, y la reina de las ofertas eran las fritas criollas, que daban origen al nombre del puesto, que eran confeccionadas con picadillo de res de segunda, ajo, orégano, comi­no, pimienta, sal y mucho pimenta española  que le daba ese sabor a chorizo, tan característico. 

Hoy en día , se ha adulterado al infinito, este criollísimo refrigerio, y se hacen usando chorizos en su mezcla pero en la Habana del 1958, el precio del chorizo era alto y no hacia  rentable usarlo, así que la receta original era usando picadillo de carne de res de segunda, el pan utilizado era el llamado Pan de Flauta, que era producido en lugares como la Panadería  de Toyo ( Diez de Octubre y San Leonardo ) y que eran a diferencia del llamado Pan Cubano, mas firme y de un diámetro entre el baguette francés y el pan de agua, muy largo, de corteza tostada y con una zanja que se abría motivada por la tira de hoja de plátano que se colocaba en su parte superior que dividía  la corteza en dos dejando un canal con la tira tostada al centro. Era tan largo que de cada pan salían  8 porciones de pan para el fritero, que rebanaba al centro a todo lo largo en el ultimo momento, cuando el relleno estaba listo, ya sea el bistec jugoso, o la tortilla criolla, de aderezo se usaba o bien el cátsup o la salsa de tomate según el gusto del cliente, en el caso de la frita de seguro era la salsa de tomate, menos dulce.

El fritero no paraba nunca de trabajar, pues entre cliente y cliente, preparaba las papitas, o las frituras, o picaba el pan, o picoteaba la cebolla muy finamente, y usando la plancha abombada lo mismo se freían  las papitas, las frituras, que con menos grasas se hacia el bistec o la tortilla, la habilidad era grande . Se pasaba la grasa de los contenedores del borde de la plancha, hacia el centro de la misma, y como controlando la llama del quemador según el pedido, lograba la temperatura adecuada para cada oferta.  

El carrito de frita, era metálico con chapas en todo su parte inferior, y de angulares y vidrio en su parte superior, algunos llevaban rotulado el nombre del puesto en pintura roja sobre el vidrio trasero, o por los costados según fuera la conveniencia, la tapa metálica del frente que era el cierre de la parte superior y estaba abisagrada al borde superior frontal y se mantenía abierta como cubierta sobre el fritero agarrada por ganchos metálicos, algunos lograban conectarse con alguna fuente eléctrica y tenían  una buena iluminación otros se valían  de la luz del portal del comercio donde se ubicaban, todos constituían  un lugar indispensable para las familias que no querían  cocinar esa noche.  

Hoy con la aparición de los diferentes establecimientos de fast-food, de seguro hubieran desaparecido o quizás por la leyes del capitalismo estos humildes puestos de fritas hubieran evolucionado a cadenas de servicios que de seguro le habrán  puesto muy difícil al menos en Cuba, el éxito  rotundo a uno de los culpables de la obesidad infantil en el mundo entero, aunque no podemos negar que un pan con bistec, con sus cebollitas, sus papitas a la juliana, su salsa de tomate, y una buena malta bien fría, cualquiera se envicia y se pone gordito de verdad, cosas del destino.

Hoy los puestos de fritas son recuerdos del pasado, fueron borrados del mapa en todo el país, una noche del mes de abril del 1968, mientras en Paris los jóvenes querían  cambiar el mundo, sin jamás haber conocido un puesto de frita cubano.

Nota del Editor: Articulo recibido por correo electrónico, no se especifica al autor del mismo. De conocerse el autor se reeditara el post y se le dará los créditos adecuados.

Enviado a Conexión Cubana por BuenavistaVCuba

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar