Escribiendo sobre Cuba

Honrosa y difícil labor ésta, la de presentar la sección de Literatura en Conexión Cubana. Más que una sección es un Arca de Noé, pues en ella se dan cita autores de las más variopintas tendencias de nuestra literatura, dentro y fuera de Cuba. Cada cual, dinamitando esquemas preconcebidos, exhibe un estilo propio que enriquece la perspectiva de una cultura que no cesa de ampliarse.

El dinamismo de esta sección radica en la posibilidad de ir creciendo con los aportes, no sólo de los autores que ya tienen un espacio dentro de la misma, sino con los de todos aquellos escritores aficionados o consagrados que se decidan a enviarnos sus colaboraciones. Y he ahí lo novedoso, lo que brinda la posibilidad del intercambio, y el antídoto contra el anquilosamiento de la palabra escrita.,


0
0
0
s2sdefault

Zona de lectura

Motonave Aracelio Iglesias 2 (…

Motonave Aracelio Iglesias 2 (Mi barco 23)

Segunda aventura El ambiente encontrado no era el mismo al de mi viaje anterior en esa nave, El G...

53 tabacos

53 tabacos

Aprovechando que un amigo viajaba a La Habana, le pedí el favor de que me trajera unos tabacos (pu...

Ivan Freyre, alias Tetera

Ivan Freyre, alias Tetera

-¡Coño, compadre! Hacía tiempo que no nos veíamos. ¿Qué es de tu vida? Aquella alegría no era fing...

Poemario de una calle y una ci…

Poemario de una calle y una ciudad

Al leer Curazao 24: cuidado con el perro, de Reinaldo Bragado Bretaña, me dirigí a esa calle con e...

Kemul

Kemul

Desde las nubes que flotaban en el cielo... - ¿Donde van a flotar las nubes imbécil? Escribes ton...

Fin de la era Jinetera (I)

Fin de la era Jinetera (I)

Hace un par de días que leo artículos sobre la baja en el turismo cubano. Las cifras no mienten, e...

Dr. Charles pa´ servirles, un …

Dr. Charles pa´ servirles, un cubano más

Allá por los años 70, circulaba por las calles de los barrios habaneros un negro pulcro y elegante a...

Un 14 de febrero especial

Un 14 de febrero especial

Na' hoy me las doy de romanticón. Invitacion que tú conoces a restaurante, flores, velas, ya tú s...

El escribidor prohibido

El escribidor prohibido

En la oficina del por entonces director del Instituto Cubano del Libro, Rolando Rodríguez, quien h...

Lydia Cabrera y el prólogo olv…

Lydia Cabrera y el prólogo olvidado

''Cuba, la más grande y rica de las islas del archipiélago de las Antillas ocupa el centro del Med...

El ángel de la muerte

El ángel de la muerte

Pálido, triste, la sonrisa helada los labios sin color, indecisa y opaca la mirada la palabra si...

Comida de putas

Comida de putas

Ayer recordé mucho a mi abuela, no fue un golpe de nostalgia, apenas la siento. Como la gente de l...

Las nietas también se menean

Las nietas también se menean

Una barra no solo es el santuario de bebedores, es el confesionario de mucha gente como la barberí...

Piedra de horno

Piedra de horno

La tarde abandonada gime deshecha en lluvia. Del cielo caen recuerdos y entran por la ventana. D...

Treinta dólares de felicidad

Treinta dólares de felicidad

-Y eso, ¿qué fue? Preguntó mi yerno algo alarmado mientras desayunábamos, el agotamiento se reflej...