Humor cubano

El nacimiento de Cubano 100%

Cubano 100% (Ribaldo Ortiz Martínez)

Dice mi abuela que cuando nací fue como si naciera Jesús Cristo, aunque yo era negro como el carbón y ese cabrón era rubio y de ojos azules como los yanquis. En lo que nos parecemos, yo y Cristo, es en el lugar donde nacimos, él nació entre caballos y yo entre puercos.

A mi madre le entraron los dolores del parto en medio de la cochiquera y fue de pinga. Imagínense en medio del campo. Alá en Oriente. Ahora han partío las provincias y son como catorce, pero antes eran seis.

Yo nací en la Sierra Maestra. En medio del lomerío. En aquella cochiquera. No hizo falta limpiarme porque una puerca grande y hocicuda me pasó la lengua por todo el cuerpo. Hubo tremenda jodienda entre mi padre y mi madre, porque mi madre es mulata, pero mi padre era blanco y capitán de la guardia rural. Le fue pa rriba a mi madre y por poco le arranca la cabeza de un machetazo. Fue mi abuelo que se llamaba Eustaquio quien se metió en el medio y le dijo que yo era negro porque había sacado todo lo atrasaó de mi madre. Mentiras. Mi madre se templaba a un guajiro haitiano que iba a la finquita de vez en cuando.

Mi madre era tremenda loca y templaban encima del arado. El negrón también era medio vicioso y una vez quiso hacer un cuadro entre la mujer que él tenía en el pueblo y mi madre, pero mi mamá era muy decente y dijo que nada de tortillas. Ella le metía a tres tipos si llegaba el momento, pero con mujeres nada. Era la crianza de aquella época. Mi madre era una mujer muy recta.

Yo crecí en medio del monte. A los cuatro años maté al perro de la casa porque no me dejaba dormir. Salí porque los ladridos me tenían loco y lo metí contra el arado, allí se quedó clavado. Cuando mi padre lo encontró por la mañana pensó que se había suicidado. No era la primera vez que aquello ocurría en la finca de nosotros. Ya antes se habían suicidado dos chivos, tres gallos, dos palomas y una cotorra. Los animales se ponían tristones y terminaban arrancándosela. Es que no había entretenimiento. Por eso cuando mi padre no estaba trabajando se emborrachaba.

Cuando aquello el ron era barato. En la bodega del pueblo cogías una curda por diez centavos. Subía la loma en cuatro patas.

Mi padre era un asesino. Era guardia rural. Mataba a la gente por gusto. Yo lo vi muchas veces matar gente por no saludarlo. Los dejaba tirados a la orilla del camino.

A los cinco años yo era grandísimo y mataba cualquier cosa que se me pusiera por delante. A los doce era un toro. No me paraba nadie. Pesaba más de 200 libras y medía lo que ahora. Casi seis pies. Me hacía muchas pajas y la mano derecha se me quedó media engarrotada, medio cerrada.

Los médicos le dijeron a mi padre que me metiera en el ejército porque con aquella mano que parecía un garfio no podía hacer otra cosa que manejar un fusil o un machete. Como ya no habían mambíes pues tenía que meterme en lo militar de la tiranía de Batista.

El tiempo pasó y a los 16 años un grupo de alzados me llevó con ellos. Me vieron pescar en el río con la mano y dijeron que les sería útil. Allí conocí a Fidel. Tenía tremenda peste a grajo. Mira que yo tenía peste siempre arriba, pero esa gente me ganó. No se bañaban en el río, ni en ningún lugar. Se justificaban con la lucha guerrillera y andaban todo el día puercotes y yo que no era limpio a nada se me pegó más todavía.

Como era negro no me tenían mucha confianza. Escondían todo cuando me veían. Pensaban que yo les iba a robar las cosas de las mochilas.

Yo dormía al lado de una jeba que tenía tremenda peste a bollo. Era insoportable. Peste a leche cortada. Ni mi abuela. Era tremendo. Un día la invité pa el río pa templármela y fue conmigo y allí se la metí por atrás con tan mala suerte que me picó un cangrejo en un lado del rabo y casi me lo cortan porque cogió gangrena. Me lo salvó el Ché que era médico y cirujano, me lo empató y hasta el sol de hoy. Lo único que orina un poco para los lados y se va y ensucia el suelo y Tomasa pelea por esto, pero a mi la pinga.

Me fui un poco de lo que quería contar, pero es necesario para que sepan algo de mi origen. Esto va lleno de lo que me salga a mi de los cojones, pero ya se encargarán los inteligentes de pasarle la mano. Partía de gusanos que son todos, carajo.

Cubano 100%. Marzo 2005. Mantilla, La Habana.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar