Historia de Cuba

Las guerras internas

Aquel 12 de marzo de 1899, si hubiera existido un frente patriótico con un plan de acción común, la historia habría sido otra.

Hay un hecho ocurrido en los albores de la independencia de Cuba que nos recuerda cuán propenso somos los cubanos a la dispersión y a las guerritas internas cuando no se colocan el orgullo y los méritos alcanzados a merced del sacrificio de éstos y la humildad que exigen ciertos momentos donde la cohesión es una condición básica en la política para negociar y obtener resultados favorables.

Aquel 12 de marzo de 1899, la Asamblea de Representantes del Ejército Libertador aprobaba la moción, propuesta por Manuel Sanguily, de destituir del cargo de General en Jefe al Generalísimo Máximo Gómez y Báez, tras la decisión de este último de aceptar la dádiva de 3 millones de dólares ofrecida por Mr. Robert Porter (enviado especial del Presidente McKinley) para licenciar y pagar una compensación a los miembros del Ejercito Libertador. Un ejército pobre y harapiento que se debatía en la miseria tras varios años de sangrienta lucha contra las fuerzas coloniales.

0
0
0
s2sdefault

Historia de los años 60

Yo vivía en un batey. El bateicito ese se llamaba Silva. Vivíamos en una casa de tablas, todas las casas eran de tabla con el techo de zinc. Mi papá era carretero de caña y yo lo ayudaba en todos los aspectos. Le hice mucho de narigonero, que era lo que más hacíamos allí, halando y esas cosas.

Tenía cuando aquello como siete hermano. La mayor parte del tiempo me la pasaba con mi papá. No había juegos prácticamente allí. Los juegos eran las bolas y la quimbumbia y eso, y el juego de los escondidos por la noche, y la prenda escondida, también. Pero yo casi nunca jugaba, no tenia tiempo, o sea, no estaba en la casa.

Cuando la caña, cuando la zafra, nos levantábamos tempranito, a las cuatro de la mañana, por lo menos, nos llevábamos almuerzo y café y para allá para el cañaveral. Lo que yo hacia era tirar, mi papá la carreta, el cargaba una carreta y entonces lo ayudaba a arrear la yunta, mientras la carreta se estaba llenando, lo ayudaba a recoger cogollo para lo bueyes.

0
0
0
s2sdefault

Las penurias de Fidel Castro en prisión

"Dormimos con la luz apagada, no tenemos recuentos ni formaciones en todo el día, nos levantamos a cualquier hora (…) Agua abundante, luz eléctrica, comida, ropa limpia, y todo gratis"

Este 15 de mayo se cumplen 60 años de la excarcelación de los moncadistas. El ataque al cuartel Moncada es calificado por muchos como un acto terrorista. Más allá de los calificativos, siempre discutibles, quienes se han encargado de loar a la generación levantisca y denigrar a los oficiales del ejército de entonces, nada dicen de los soldados ultimados esa madrugada de carnaval. Fueron 19 los militares caídos, pero sus nombres no cuentan para los historiadores oficialistas.

¿Qué pasaría si hoy un grupo de cubanos, hastiado de la discriminación política y los abusos, ataca una unidad militar? ¿Recibirían sanciones tan benignas como las aplicadas a los moncadistas? ¿Les permitirían estar unidos en la cárcel y apartados de los presos comunes? ¿Serían amnistiados? La "cruel" prisión de los moncadistas

0
0
0
s2sdefault

El mosquito

Es el testimonio de un testigo y protagonista de los sucesos del Mariel

Les cuento sobre El Mosquito. Me voy a referir exclusivamente a los días entre el 11 y el 15 de mayo de 1980 porque son los que viví. Sé que se mantuvo hasta el final del verano cuando llegó el último bote a Cayo Hueso, pero si algo cambió en ese lugar, lo desconozco. Han pasado 25 años, la mitad de mi vida, pero aún después de tanto tiempo los recuerdos que narraré a continuación han permanecido inalterables. Comprenderán por qué.

El Mosquito parece haber sido un club privado antes de la revolución. Queda aproximadamente a uno o dos ¿o tres? kilómetros del puerto del Mariel. La entrada da acceso a una especie de promontorio altísimo de puro "dienteperro" que remeda a "Papillon". Una vez allí, la única salida es por donde entraste, de lo contrario habría que saltar desde una gran altura para caer de seguro no en el agua, sino encajado en las letales rocas que rodean su base. Perfecto para un pequeño campo de concentración, que es lo que crearon en el lugar.

0
0
0
s2sdefault

Marcados para morir

Nadie muere en las vísperas, esta es una frase recurrente y la he encontrado en algunos textos; no deja de ser impresionante. Pero no es así que pienso adelantar esta nota. La muerte no es sorpresa cuando viene acompañada con los temores del cambio, envuelta en los harapos pestilentes de una Revolución rencorosa, con el hedor del desquite y marcada por la rabia acumulada. Eso he visto y nada hay de extrañeza en las pasiones que trae consigo la victoria nauseabunda de los homicidas y su afán de venganza que convierten en cadalsos improvisados y repentinos, cualquier escenario donde van a parar no pocos infortunados.

0
0
0
s2sdefault

Testimonio sobre los fusilamientos en Cuba

París, 2 de septiembre de 2016.

Querida Ofelia:

Don Miguel Rodríguez me envió ayer desde los EE.UU. este impactante testimonio: “Prohibido olvidar”, del Comité Internacional de ex presos políticos cubanos. Te ruego que lo hagas circular allá en San Cristóbal de La Habana.

“Miami, agosto de 2016.

0
0
0
s2sdefault

Madrid y el Che

Ernesto Guevara cumplió en varias oportunidades su sueño de visitar Madrid. Se ha había criado con las vivencias familiares de la Guerra Civil. Conocía sus lugares, como si ya hubiera transitado sus calles.

Pocos meses después del triunfo de la revolución, el Comandante en Jefe Fidel Castro, decide que era necesario que una delegación cubana presidida por el Comandante Ernesto Guevara, realizara una larga gira por distintos países de Asia y áfrica. El fin era dar a conocer la revolución cubana e iniciar los primeros contactos, para el intercambio comercial.

0
0
0
s2sdefault

Tania, la guerrillera

Tania fue la misteriosa guerrillera que acompañó al Che. No fueron amantes. Ella no disparó un solo tiro. El historiador Gustavo Rodríguez Ostria desmonta mitos de la legendaria Tania.

El 31 de agosto de 1967, en la confluencia del río Masicurí con el río Grande, Bolivia, un pelotón de militares aguarda escondido entre la maleza a que un grupo de guerrilleros cubanos cruce el torrente. Son las 17.20, llevan diez horas esperando, el calor les abrasa, los mosquitos se los comen a picotazos. Por medio de un campesino han tendido una trampa al pelotón de combatientes revolucionarios que se apresta a cruzar el río.

0
0
0
s2sdefault

¿Asesinó Castro a Camilo Cienfuegos?

Existen indicios que hacen presumir que el dictador cubano fue quien ordenó la desaparición, (asesinato), de uno de sus lugarte­nientes, el jefe del Estado Mayor del Ejercito, comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán.

El comandante Cienfuegos, un hombre que al decir de muchos, tenía tanto arraigo popular como Fi­del Castro desapareció en octubre de 1959 en un vuelo entre las ciudades de Camaguey y La Habana. El Comandante, que se caracterizaba por usar un sombrero de ala ancha y que según sus amigos era muy bromista, ejercía un gran atractivo sobre las masas, había participado en la expedición del yate Granma y fue uno de los líderes de la sobredimensionada invasión de Oriente a Occidente junto a Ernesto Guevara. Su prematura muerte le posibilitó convertirse en uno de los dioses de la mitología del totalitarismo cubano.

0
0
0
s2sdefault

Martha y su doble

La década ominosa: Martha y su doble

Una reciente conversación con la exiliada cubana Martha Frayde retrocedió las agujas del reloj a un episodio acaecido casi treinta años antes.

En EL PAÍS del 8-12-1978 publiqué un artículo de opinión en el que, a raíz de la detención y condena de mi amiga por las autoridades de la isla, evocaba su carrera médica y luchas políticas contra la dictadura de Batista y a favor del Movimiento del 26 de Julio encabezado por Fidel Castro. Delegada de su país en la Unesco con rango de ministra consejera, realizó una magnífica labor de acercamiento entre los escritores, artistas e intelectuales franceses y la Revolución. Me reuní con ella a menudo a lo largo de 1962 y 1963, y su franqueza y libertad de expresión me sorprendieron gratamente: no ocultaba sus inquietudes acerca de la paulatina sovietización de un programa político que en sus orígenes apostaba por las libertades cívicas y vías democráticas. En razón de ello fue cesada abruptamente de todos los cargos oficiales y, de vuelta a Cuba, reanudó el ejercicio privado de su profesión: sus demandas posteriores de un permiso de salida, primero temporal y luego definitivo, toparon con una tajante negativa por motivos "de seguridad". En 1976 fue detenida y condenada a 29 años de cárcel como supuesta agente de la CIA. Conforme sostenía en mi tribuna de EL PAÍS, la acusación era absurda: ¿cómo podía ser espía del enemigo alguien que, como ella, exponía abiertamente su disidencia respecto a la línea oficial?

0
0
0
s2sdefault

La batalla de El Caney

El día 1 de julio de 1898 fue elegido por el general Shafter para lanzar al 5º Cuerpo de Ejército contra Santiago de Cuba. Desde el día anterior, las tropas norteamericanas y sus aliados cubanos habían estado tomando posiciones al lado este de la ciudad, con la intención de comenzar el ataque al amanecer.

El 5º Cuerpo estaba organizado en tres Divisiones y dos Brigadas independientes que sumaban unos dieciocho mil hombres. El Caney era una pequeña posición defensiva apoyada sobre el fortín de El Viso, sin artillería ni ametralladoras, con una guarnición de 527 hombres al mando del general Vara del Rey.

0
0
0
s2sdefault
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6