Historia de Cuba

La emigración cubana en el siglo XX

0
0
0
s2smodern

LA EMIGRACION CUBANA. BALANCE EN EL SIGLO XX

El movimiento de seres humanos en nuestro planeta constituye un problema de difícil solución. Se encuentra en el centro de las preocupaciones de la comunidad internacional y de hecho en el núcleo de los conflictos globales de la humanidad.

A lo largo del siglo pasado y en particular en su última década, las estadísticas indicaron amplias oleadas migratorias, donde las personas se desplazan a ritmo nunca antes visto. El carácter masivo de las migraciones aumenta, motivado por la diferencia en el nivel de vida entre países, la inestabilidad política, la pobreza y la búsqueda de mejores condiciones económicas y sociales en general. No se descarta tampoco los motivos religiosos, las consecuencias que provocan los conflictos armados y los desastres naturales.

Los destinos tradicionales de las corrientes principales migratorias internacionales, siguen siendo en América del Norte, Estados Unidos y Canadá; en Europa Occidental, Inglaterra, Holanda, Francia, Alemania, Bélgica, Suiza, España o Italia; los países nórdicos, Australia; en el continente africano la República Sudafricana; mientras que en América Latina, Argentina, Venezuela y Costa Rica, mantienen la primacía como receptores.

Mientras tanto, se diversifican los lugares emisores de migrantes y nuevas corrientes se establecen desde el sur al norte, del centro a la periferia, e incluso al interior del sur y del norte o de los países centrales o periféricos.

El Caribe ha tenido una amplia presencia. Países como República Dominicana, Puerto Rico y Cuba han ocupado lugares de significación, tanto por los volúmenes de sus flujos migratorios, como por sus cualidades, en particular, a partir de los inicios de la década del 60.

La migración de la Isla se distingue quizás por sus condicionantes históricas, económicas y geopolíticas. Este no es un fenómeno nuevo ni específicamente del siglo pasado, aunque adquiere rasgos diferentes con el proceso iniciado con el triunfo de la Revolución Cubana, y que después de más de cuarenta años continúa presente. No obstante, el caso cubano según las cifras que aporta en el contexto de los grandes flujos migratorios, no clasifica entre los primeros lugares en el mundo.

Hasta el primer tercio del siglo pasado, Cuba mantuvo saldos migratorios externos positivos debido principalmente al aporte de la inmigración española y antillana. Si se analiza en términos de influencia en el crecimiento de la población cubana, esta se mantuvo a un ritmo de crecimiento que, hasta 1931, marcó un 2,9 % .1. Con el arribo del siglo XX y el nacimiento de la República, la necesidad de la reconstrucción económica de la Isla con llevó a la búsqueda de vía para el aumento de la fuerza de trabajo mediante la importación de mano de obra en especial para labores agrícolas. La influencia de esta inmigración en el crecimiento de la población llegó al millón de personas.

La manifestación de la crisis mundial del 1929 a 1933 y el consecuente colapso de la producción azucarera observados en los primeros años de la década del 30, constituyen el fin de su condición de país de inmigración que lo había distinguido durante toda su evolución histórica. Comienzan a dictarse leyes de carácter restrictivo y que establecen requisitos para la entrada de extranjeros como inmigrantes.

En el período censal de 1931 a 1943, la tasa de crecimiento demográfico desciende a 1,58% de promedio anual, debido entre otros factores, al valor negativo que por vez primera asume el saldo migratorio externo, a causa de la repatriación forzada de antillanos, promovida por el gobierno de Gerardo Machado. A ello se une el movimiento poblacional de cubanos hacia el exterior, por causas políticas, económicas, y en general, de búsqueda de espacios sociales diferentes, en diversos momentos históricos que caracterizan su tendencia emigratoria hasta 1959.

Entre 1930 y 1950 emigran más de 35,145 personas, con destino predominante hacia los Estados Unidos.La cifra de cubanos registrados en territorio norteamericano entre 1950 y 1958, asciende a más de 50,950 personas.

Es conocido que la historia migratoria de Cuba hacia los Estados Unidos se remonta en particular al siglo XIX, en 1870 se registraron más de 12,000 inmigrantes, el monto aumenta a las 20,000 personas en 1890 y se duplica en 1910. Entre 1891 y 1900 fueron admitidos allí 33,066 migrantes del Caribe, mas de la mitad de los cuales eran cubanos.

Las causas que provocaron estas migraciones aunque presentan condicionantes diversas, tenían como elemento común las contradicciones de orden político y la situación económica imperante, agudizadas a partir de 1860, cuando el elemento político constituyó la causa principal de las salidas de cubanos al exterior. Desde entonces, los factores económicos, políticos y sociales, han estado presentes en los procesos migratorios externos de Cuba, con particular énfasis en los momentos de crisis de las relaciones económicas, base de la búsqueda de nuevos horizontes y posibilidades, en los Estados Unidos, España y algunos países del área del Caribe fundamentalmente.

...

Usted acaba de leer los primeros párrafos del texto de Antonio Aja Díaz "LA EMIGRACION CUBANA. BALANCE EN EL SIGLO XX". Podrá seguir leyendo el artículo completo descargando el siguiente archivo:

DESCARGAR PDF

Antonio Aja Díaz.- Subdirector Centro de Estudios de Migraciones Internacionales. - Universidad de La Habana - Enero 2002

0
0
0
s2smodern