Historia de Cuba

El médico chino

¡No lo salva ni el médico chino!. Son pocos los que conocen el origen de la frase A ese no lo salva ni el médico chino, muy popular entre los cubanos. La frase se refiere a la excelencia de un supuesto doctor de China que residió en La Habana, famoso porque salvó a muchos que estaban ya con los pies apuntando al otro barrio. Hay quienes piensan que el asiático al que se le atribuyen dotes excepcionales no existió, y que forma parte del imaginario popular. Pero el hombre pertenece al mundo de lo real. Se llamaba Chang Bom Biem y fue una eminencia médica.

Chang llegó a Cuba a finales del siglo XIX, como parte de la oleada de inmigrantes chinos traídos a la Isla bajo contrato. En realidad se trataba de una forma encubierta de esclavitud.

Bom Biem fue destinado a trabajar como obrero agrícola en Coliseo, provincia Matanzas. Pero nadie supo a ciencia cierta, ni consta en ningún archivo cómo pudo el avispado chinito librarse de su condición de esclavo e ingeniárselas para cursar estudios en la Universidad de La Habana, y en una lengua ajena a la suya que, por supuesto, tuvo que aprender. Inteligencia, la proverbial paciencia china y tenacidad fueron los elementos que se combinaron para que el chino se graduara un día no precisado.

Se dice que Bom Biem conocía a profundidad la medicina tradicional de su país, lo que le permitió hacerse de una buena clientela, comprar su libertad y costearse los estudios universitarios. Es probable que al enrolarse en la expedición que lo trajo a Cuba, Chang poseía una sólida cultura general que le abrió el camino hacia las aulas.

La fama del médico se extendió por toda la Isla y el extranjero. Chang estableció su consultorio en la capital, en el Barrio Chino. Allí acudían individuos de todas las clases sociales con el propósito de mejorar la salud o salvar sus vidas. Chang vivió muchos años, y cuando murió su funeral fue una expresión de duelo popular.

Ramón Li es otro médico chino. Gozó también de merecida fama por sus certeros diagnósticos, las curaciones que realizó y por las vidas que rescató de la muerte. Al igual que su compatriota, Li abrió su consultorio en el Barrio Chino, en Zanja y Soledad. Como Chang, practicaba la acupuntura, yoga y otras técnicas asiáticas.

Li salvó la vida de la hija de un acaudalado comerciante, gravemente enferma, y se enamoró de ella. La muchacha le correspondió, aunque los padres de la criolla se opusieron tenazmente al noviazgo. Un día, el chino la raptó y se marcharon de Cuba. Hasta el día de hoy no se sabe qué le deparó el destino a la pareja. Pero a los padres de la muchacha no los salvó ni el médico chino.

Fuente: CubaNet

Viejos comentarios

Escrito por Alma el 2008-11-02 09:01:09
Esa frase combina muy bien con la filosofía que en China sobre este tema y que tal vez llevó a Cuba el médico del que hablan. 

En la China antigua, a los médicos se les pagaba mientras que la familia estaba sana. Era como un seguro de salud que pagaba cada familia al médico- o curandero- de la aldea. 
En el momento que alguno de la familia enfermaba, se dejaba de pagar por esa persona, hasta que lo curase. 

Por eso creo que a quien no curaba un médico chino...es porque no tenía cura!null
Escrito por Invitado el 2011-07-11 22:59:03
Resulta ser que la historia del medico chino me la contaba mi bisabuelo cuando yo era nino y ya soy un biejo y era muy distinta a la contada aqui. Fue en los tiempos en que en Cuba ataco una muy mala epidemia en que la gente moria por cientos y las colas para verlo era muy larga una de las cosas que utilizaba el chino era una moneda de plata china con la que flotaba a sus pacientes.
0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar