Historia de Cuba

Los cubanos, el aseo y los barberos

--''Por aquellos años 30, hasta los 50 --dijérase mejor desde el nacimiento de la República-- el cubano era un personaje de ``pelarse'' cada 15 días y de exhibir brillantes zapatos'--

Y aquí como todos los sábados... Usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda cómo hablaban los barberos de mi tierra... ¿Por qué hablaban tanto nuestros barberos?... ¿Acaso porque seguían la costumbre establecida desde la antigüedad más remota cuando ya en Grecia y Roma las barberías eran salas de tertulia adonde acudían los que le gustaba hablar de cosas de actualidad?... En las barberías cubanas no faltaba el tablero y las fichas ''para jugar a las damas'', las revistas que leían los aprovechados, el periódico para ver la lista de la lotería o el resultado de la pelota; y no faltaba el que pedía prestado un peine y un poquito de vaselina para peinarse... Los había que iban más lejos, pidiendo ''un recortico'' y, socio, ya nos veremos el día 15 cuando yo cobre... Usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda que solíamos decir ``voy a pelarme''... En realidad, lo pelan a uno... Quedaba constancia de aquella pulcritud del criollo de otros tiempos en la cara limpia, bien afeitada, en el pañuelo con mucha colonia... Cuando no había presupuesto para Guerlain, se recurría a la de Crusellas, que era más barata, pero olía muy bien... El pañuelo blanco quedaba impregnado del perfume... Creía el cubano un deber practicar la galantería... El caballero se conocía al dejar pasar a una dama y correr la silla ante la mesa del restaurante para que ella se sentara primero... El cubano presumía de sus condiciones de hombre bien educado...El barbero amigo trabajaba sobre sus cabellos dos veces al mes... No había necesidad de pregonarlo: el tipo de aquellos tiempos, ahora viejo, pero viejo de verdad, hubiera rechazado las melenas, los aretes y las barbas.

Usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda la majestad que alcanzaba aquel edificio que era sede de la Gran Logia Masónica de Cuba en la Avenida de Carlos III... Y usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda cuando los camiones pipas pasaban por el barrio regando las calles y entretanto los muchachos corrían tratando de mojarse... Usted es viejo, pero viejo de verdad si recuerda con cuanto orgullo los campesinos villareños hablaban de las montañas del Escambray y del clima --que la vegetación exuberante de la zona y la alta humedad hacía envidiable... Usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda a aquellos que al desayunar en la mesa del Salón H o el Siglo XX, leían el periódico al mismo tiempo que mojaban el pan en el café con leche humeante... Hay platos en la cocina cubana que no requieren tanto tiempo de preparación, pero cualquiera diría que el tamal en cazuela sí obliga a dedicarle unos minutos más para que salga como todos anhelan... Usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda los duelos en la Cuba de ayer... Sí mis queridos lectores, en aquella Cuba de ayer hubo duelos muy serios... Ceremonia de escoger las armas, hora y lugar... Siempre los duelos se celebraban ''amaneciendo''... Hasta los padrinos hubieran preferido seguir durmiendo... Filo, contrafilo y punta... A pistola o revólver... A sable... Duelos a muerte... Y cuando un ``picador'' nos pedía $5 decíamos que nos había tirado ``un sablazo''... En Cuba se batieron políticos, actores, escritores... Conocí dos cronistas deportivos que se batieron a espada... Los duelos siempre se celebraban en una finca de gente amiga... Usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda cuando el fraterno Luis de Posada se hizo cargo de la crónica habanera del Diario de la Marina en 1935 y una de las primeras bodas en reseñar fue la de Micaela Freyre con Elicín Argüelles, abril 29 de ese año, en San Juan de Letrán... En una etapa de mi vida periodística, casi en mis comienzos, fui auxiliar de Luis y Joaquín de Posada en la crónica social... Usted es viejo, pero viejo de verdad, si recuerda el aceite luz brillante marca Elefante...Y si la memoria no me falla, el Liceo de Villaclara, una de las instituciones más prestigiosas de la ciudad de Marta estaba frente al Parque Vidal... Decían que en un pequeño lugar villareño conocido como Cumbre, se registró la temperatura más fría en la historia de Cuba, y que el calor más fuerte de que se tiene referencia fue una tarde de agosto de los años 20, en San Pedro de Cacocún... Y hasta el próximo sábado si Dios y la salud lo permiten.

Fuente: El Nuevo Herald

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar