Historia de Cuba

Brigada de Asalto 2506

Terminaba Fidel Castro su primer año de mandato en Cuba cuando el presidente norteamericano Dwight Eisenhower iniciaba el 22 de febrero de 1960 su primer, y único, viaje a Latinoamérica. Visitaría Brasil, Argentina, Chile y Uruguay.

Resultará una amarga y sorprendente experiencia la que habrá de sufrir el mandatario norteamericano en cada una de las capitales de esos países. Verá amenazantes muchedumbres enarbolando pancartas con las imágenes de Castro y de Ernesto Guevara y gritando consignas contra Estados Unidos y "el imperialismo". Para contener aquellas amenazantes multitudes tendrán las autoridades locales que lanzar, en Montevideo, gases lacrimógenos. Eisenhower ha visto con sus propios ojos la desestabilizadora actividad de los grupos subversivos que responden a planes trazados en La Habana.

Regresa Eisenhower a Washington consciente de que debe ponérsele fin a esa incipiente pero muy peligrosa subversión, y aprueba, el 17 de marzo, un plan de acción para enfrentar aquel peligro. Se llamará "Programa de Acción Encubierta contra el Régimen de Castro".

Aquel programa descansaba en la Resolución NSC-5412 descrita por Allen Dulles, Director de la CIA, como "uno de los documentos más secretos de Estados Unidos" y contaba de cuatro partes o componentes que constituirían –sin que en estos momentos lo conocieran con claridad los dirigentes cubanos– la cartilla por la que se regirían los oficiales de la CIA.

Los cuatro componentes eran: la creación de una oposición a Castro unida y responsable, localizada fuera de Cuba; el despliegue de una poderosa propaganda contra el régimen; la creación de una organización activa dentro de Cuba, que respondería a la oposición en el exilio; el desarrollo de una fuerza paramilitar fuera de Cuba, para una futura acción guerrillera.

Coincide la aprobación de este Programa de Acción Encubierta con la celebración en Maracay, Venezuela, del Segundo Congreso Pro-Libertad y Democracia, presidido por Rómulo Betancourt, que reúne a 231 delegados de 28 países del hemisferio y al que concurren figuras como José Figueres, Carlos Lleras Restrepo, Eduardo Frei Montalva, Galo Plaza, Paz Stenssoro, Rafael Caldera y otras personalidades.

Asistiría a este congreso una delegación cubana compuesta por Aureliano Sánchez Arango, Manuel Antonio de Varona, José Ignacio Rasco, Mario Llerena y otros. Habrá una franca discusión del problema cubano entre muchos de aquellos representantes de distintos países y la delegación cubana que propició, posteriormente, el encuentro de un grupo de dirigentes cubanos y oficiales de la Agencia Central de Inteligencia en Nueva York y Miami. A los antes mencionados se unían Andrés Vargas Gómez, Manuel Artime, Ricardo Lorié, Pedro Martínez Fraga, Justo Carrillo y otros. La primera sesión conjunta fue celebrada en el Colegio de Abogados de Nueva York, presidida por Frank Bender, asistido por Willard Carl, que hablaba español con fluidez.

En aquellas reuniones se fijaron las bases o condiciones sobre las que descansarían las relaciones entre el gobierno norteamericano y las fuerzas opositoras al régimen de Castro. Esas bases se resumen así: el gobierno de Washington delega en la CIA, representada por Frank Bender (Gerry Droller) los poderes necesarios para llevar a efecto la cooperación prometida a los revolucionarios anticastristas. Y los participantes cubanos deberán integrar una organización central que tendría a su cargo la preparación, dirección y realización de la guerra contra el régimen de Castro.

Estos acuerdos fueron enviados, firmados, el 5 y 8 de junio a Frank Bender, que los respondió el 16 del propio mes de junio de 1960.

La "oposición a Castro unida y responsable" estuvo representada por el Frente Revolucionario Democrático (FRD), cuyo coordinador nacional sería el Dr. Manuel Antonio de Varona; "el despliegue de una poderosa propaganda" dio origen a Radio Swan; "la organización activa dentro de Cuba" se cumplió con la coordinación, dentro del FRD donde las organizaciones quedaron integradas, y "la fuerza paramilitar para una acción guerrillera" ya, para junio, fue desechada primero para formar una pequeña fuerza táctica aérea cubana y, poco después, se organizan los campamentos para crear una Brigada de Asalto que realizaría un desembarco anfibio en la costa cubana de "hombres equipados con armas de extraordinario poder de fuego". Así quedó expresado en el informe de una veintena de capítulos de la Comisión Taylor.

La Comisión Taylor estaba presidida por el general Maxwell D. Taylor, ex Jefe del Estado Mayor del Ejército, asistido por Allen Dulles, director de la CIA; Bob Kennedy, secretario de Justicia, y el almirante Arleigh Burke, Jefe de las Operaciones Navales. De acuerdo al informe de la Comisión Taylor, fue en noviembre que todo se organiza en los campamentos para crear la Brigada de Asalto aunque ya, desde junio, se había considerado la creación de una fuerza invasora. Fue este el nacimiento de la Brigada 2506 que el 17 de abril de 1961, aún perdiendo, llenaría de orgullo al exilio cubano.

* Enrique Ros es historiador cubano exiliado, padre de la congresista Ileana Ros-Lehtinen.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar