Historia de Cuba

El secuestro de Fangio

Cuando Fangio fue secuestrado por sus “amigos” cubanos

El 23 de febrero de 1958 el piloto argentino de Fórmula Uno fue interceptado por el movimiento guerrillero “26 de Julio” que comandaba Fidel Castro y que buscaba derrocar el régimen de Fulgencio Batista.

Hace poco menos de dos décadas dejó de existir el afamado piloto de Fórmula Uno Juan Manuel Fangio. Y si bien el tiempo no pasa en vano, el legado del argentino, que ganó en cinco ocasiones la máxima categoría del automovilismo (1951, 1954, 1955, 1956 y 1957), no pasará jamás al olvido.

Es más, el “Chueco”, como se lo apodaba, está considerado por los expertos entre los tres mayores exponentes de esta disciplina en el Siglo XX junto al brasileño Ayrton Senna y el alemán Michael Schumacher.

Pese a su linaje, la popularidad del trasandino no era mundial debido a lo complicado de las comunicaciones en aquella época. Pero un suceso externo al talento para pilotar los diversos circuitos le permitiría alcanzar el éxito orbital.

Es que el movimiento guerrillero “26 de Julio”, encabezado por Fidel Castro, ideó el secuestro de Fangio en una visita del deportista a Cuba, donde se efectuaría la segunda edición del Gran Premio de la nación caribeña. La idea del grupo revolucionario era sabotear los eventos impulsados por el régimen del Fulgencio Batista, quien vivía su peor crisis al mando del país y, así, imponer un precedente para sacarlos del poder.

“ACOMPAÑEME SEÑOR FANGIO”

El lugar escogido para llevar la operación fue el Hotel Lincoln de La Habana, donde el multicampeón pasaría la noche en la habitación 810, que en la actualidad lleva su nombre, previo a su participación en el Gran Premio de Cuba.

Sólo un guerrillero ingresó al recinto y, con pistola calibre 45 en mano, le pidió amablemente a Fangio, que se encontraba compartiendo en el hall, que lo acompañara. El argentino en un principio creyó que era una broma que le estaban jugando, pero cuando otros integrantes del círculo del piloto se quisieron trasladar, escucharon “nadie se mueva o comienzo a disparar”.

En ese momento, el pentacampeón de la F1 que ya tenía 46 años, entendió que la situación era compleja. Pero sobre la misma, su captor le daba tranquilidad al manifestarle “por favor, no complique las cosas, nada le pasará”.

Fangio ya tenía claro que su presencia en el circuito en el circuito El Malecón y, que con el paso de las horas, les terminaría agradeciendo a sus secuestradores. Es que en la jornada siguiente, un accidente de proporciones provocó que la carrera se suspendiera por el despiste de un auto y que provocó la muerte de ocho personas y más de 40 heridos.

27 HORAS CLAVE PARA LA REVOLUCIÓN

El afamado deportista estuvo 27 horas capturado por el movimiento “26 de Julio”. Un tiempo en el que el “Chueco” fue tratado con cariño por sus captores, quienes sólo deseaban demostrarle al mundo y a sus compatriotas que la dictadura de Batista se empezaba a desmembrar.

Es más, le avisaron a la familia de Fangio que se encontraba en óptimas condiciones y que sería liberado a la brevedad. La única disyuntiva de la guerrilla revolucionaria era asegurar la integridad del deportista una vez liberado.

Es que cabía la posibilidad el régimen imperante decidiera darle muerte al piloto y culpar al movimiento encabezado por Castro. Y para evitar eso, fue el propio Fangio quien les propuso comunicarse con el embajador trasandino Raúl Guevara Lynch, quien era primo del “Che” Guevara.

Una vez liberado, Juan Manuel Fangio explicó que “los rebeldes se disculparon, trataron de explicarme las razones de mi secuestro y de los objetivos de su organización. Su actitud fue de amistad”.

Este suceso ayudó fuertemente a los objetivos de “26 de Julio” ya que trascendió en todo el mundo. Y el 1 de enero de 1959 proclamaba el triunfo de sus fuerzas. Sólo siete días más tarde, Castro llegaba a La Habana y en su discurso inicial decía “La tiranía ha sido derrocada. La alegría es inmensa…”

AMISTAD ETERNA CON EL PILOTO

El movimiento revolucionario, a partir de ese 23 de febrero de 1958, quedaron eternamente agradecidos con Juan Manuel Fangio y le anticiparon que cuando terminaran con la dictadura de Batista lo harían invitado de honor, lo cual sucedió dos años de la captura

Nunca se olvidaron del “Chueco” y cada cierto tiempo le hacían sentir que su cariño a través de cartas y otro tipo de gestos. Es más, Fangio volvió en 1981 a la nación caribeña y recibió muestras de aprecio. Los revolucionarios para el aniversario 25 de episodio le hicieron llegar un telegrama al ya retirado deportista, donde la agradecieron su buena disposición.

“Más que secuestro y detención patriótica, sirvió, junto con su noble actitud y su justa comprensión, a la causa de nuestro pueblo, que siente por usted viva simpatía, y en nombre del cual lo saludamos al cabo de un cuarto de siglo”, decían y firmaban “sus amigos secuestradores”.

Muestras de aprecio por la figura de Juan Manuel Fangio que se han extendido incluso más allá del 17 de julio de 1995, cuando el afamado piloto dejó de existir a los 84 años en Buenos Aires.

Fuente: La Nación

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar