Historia de Cuba

El dictador que regaló Yucatán a Cuba

Parece exagerado el titulo de esta nota, pero no lo es;  se refiere a que en Yucatán pueden situarse los ascendientes  de un conocido dictador cubano. No es que Yucatán regaló un dictador sino que de allí, tal vez, son sus abuelos. Veamos a los que me refiero.

La historia suele cruzarse en varios sentidos. Nada sabemos de los orígenes de las gentes, sus culturas y asentamientos. Tenemos una idea disipada por el tiempo de cómo sucedieron las hechos. Cuando los eventos se hacen importantes pasan a ser historia, lo demás forma parte del entramado que no llegamos nunca a considerar con el suficiente interés.

Cuando viví en la zona sur de Tamaulipas buscaba información sobre los vínculos que pudieran haber entre la cultura huasteca y Cuba. Encontré una nota de interés  que señalaba que, cuando se establece la conquista y colonización de México y con ello el sistema esclavista; miles de indígenas huastecos fueron enviados como esclavos al Caribe desde el 1524.

James D. Cockcroft en su libro, “La esperanza de México: un encuentro con la política y la historia”, dice: Los indios huastecos de la rivera del Pánuco  combatieron encarnizadamente a los españoles. Miles de ellos fueron quemados vivos. Otros fueron capturados y enviados al Caribe como esclavos.

¿Qué destino siguieron estos miles de indígenas huastecos en las sociedades del Caribe? ¿Fueron estos los únicos amerindios que llegaron a las Antillas como esclavos? En mis indagaciones no encontré información adicional sobre el tema.

Un interesante artículo que aparece en la red me devuelve a la  cuestión de los esclavos amerindios que fueron trasladados desde el actual México hasta Cuba y el resto del Caribe.

En una breve reseña del libro: “Yucatecos en Cuba: Etnografía de una migración” de Victoria Novelo. Dice:

Este libro trata sobre la presencia yucateca en Cuba. Desde los inicios de la etapa colonial los yucatecos, como otros mexicanos, viajan, viven y trabajan en Cuba y por temporadas largas, cortas o permanentes. Siguiendo ese proceso es posible trazar la imagen de una costumbre, vieja y constante, forzada y libre, de yucatecos de distintos orígenes sociales y circunstancias que se fueron a Cuba cruzando “ese tanto de mar que es poco” y que dejaron una huella cultural visible hasta hoy. Por el libro desfilan maya-yucatecos llevados por la fuerza a la Cuba colonial para servir como trabajadores domésticos y de la construcción; mayas hechos prisioneros arrancados a Yucatán durante la Guerra de Castas y vendidos como esclavos; maya-yucatecos emigrados a Cuba a principios del siglo XX que viven en un pequeño territorio campesino cercano a La Habana; yucatecos descendientes de obreros mecánicos que trabajaron en los ingenios y las plantaciones henequeneras; yucateco- coreanos cuyos padres fueron importados a Yucatán; aristócratas, oligarcas y políticos que se refugiaban en Cuba cuando la conflictividad social los expulsaba; amén de una serie de empleados, profesionistas y artesanos, médicos, músicos, actores, amas de casa, sacerdotes y estudiantes.

Aun cuando no he leído el libro, salta a la vista que durante muchos años indígenas mayas fueron enviados como esclavos a Cuba. La impronta de estos esclavos y su cultura, en número tal que supone decenas de miles en la sociedad cubana, queda por ver.

El traslado de esclavos  mayas yucatecos a Cuba tuvo lugar incluso después de la declaración de independencia de México (1821). Su principal promotor fue el gobernador Miguel Barbachano, quien  fue un político liberal mexicano, nacido en Campeche, en 1806, cuando Campeche era aún parte de la Capitanía General de Yucatán. Fue cinco veces gobernador de Yucatán entre 1841 y 1853. Pues bien, a este personaje se le atribuye el envío de esclavos de origen maya hacia Cuba mediante decreto que legalizó algo que ya venía ocurriendo.  Esto sucede alrededor del 1848.

Un excelente artículo de Miguel II Hernández Madero  titulado: “La infamia olvidada: los esclavos yucatecos”,  explica todos los pormenores de este comercio de esclavos. Entre otras cosas dice el autor:

Pero mientras esto ocurría, los mayas y mestizos que trabajaban como sirvientes en las casas ricas, eran pieza importante de un comercio disfrazado. La prensa de la época reseña como se embarcaban las familias con múltiples sirvientes rumbo a Cuba, pero a su retorno eran menos, los miembros de la comitiva pues "eran alquilados" para servir en la Isla.

Cuando Miguel Barbachano decreta en 1848 la expulsión de los mayas rebeldes, apresados con las armas en la mano, el comercio tuvo su mejor época, pues se cobraron adelantos en miles de dólares y hasta hubo representantes de casas comerciales de Cuba, designados para laborar en la Península y enganchar a los cautivos con "contratas de trabajo". Por cada uno, en un principio, se pagaron 25 pesos por los hombres y cantidades menores por mujeres. Los niños no tenían valor, se iban gratis.

Lo curioso es que al ser tan difícil capturar a los rebeldes, se echó mano de mayas pacíficos, de mestizos y ya con el tiempo hasta se secuestraba a empleados domésticos, quienes salían de las casas de sus amos y ya no retornaban, por haber sido capturados y enviados a la Isla, con esos contratos, para trabajar en labores agrícolas, sin ningún derecho y atenidos a una legislación basada en la Real Cédula, promulgada para regular las conductos de los esclavos negros.

En otro enfoque del asunto, el conferencista Paul Estrada, en lo que considera “una historia al  revés" dice: se trata de evocar, de manera sintética, el proyecto que se ideo y en parte se llevo a cabo entre 1848 y 1861, el cual consistía en introducir en la Isla de Cuba a miles de indios yucatecos (o sea mayas), oficialmente en calidad de colonos, para compensar la escasez crecida de brazos esclavos en las prosperas y voraces plantaciones de caña de azúcar.  Cuba, la perla de las Antillas: actas de las I Jornadas sobre "Cuba y su..."Los colonos yucatecos como sustitutos de los esclavos negros" página 93.

En realidad colonos no eran, en Cuba  ya las grandes y pequeñas plantaciones cañeras, así como los ingenios azucareros tenían, en pleno siglo XIX sus dueños. Eran ni más ni menos que esclavos o en el mejor de los casos, mano de obra barata.

Huastecos, mayas, nahuas…, en fin amerindios originarios del México actual; no sabemos cuántos de ellos, fueron llevados como esclavos al Caribe y a las Antillas. Coincidieron con los esclavos negros en las plantaciones de caña de azúcar en Cuba, Dominicana o las  islas del Caribe; en una oprobiosa práctica que marca la historia de los países caribeños.

Sería interesante conocer más de este tráfico de esclavos que comprometió tantas culturas y poblaciones que habían sido descubiertas, colonizadas y explotadas mediante el trabajo esclavo.

Es aquí donde encuentro una referencia a una extraña reunión que menciona  Juan Villorio en su libro “En Palmeras de la brisa rápida. Un viaje a Yucatán (1989) allí escribe:

…, Villoro relata una tertulia de café. Se sientan en la mesa: don Rodolfo Ruz, erudito local; el diputado Antonio Betancourt, último político radical de Yucatán, quien lleva un bulto de revistas que le manda la Embajada Soviética; y el Comandante Gajate, ex director de la Academia Naval de Cuba, que está en Mérida para ver a sus familiares. La ciudad, aclara Villoro, es un punto de encuentro de los cubanos de Miami y La Habana.

"Los cubanos nos han dado muchas cosas, tercia don Rodolfo. A cambio, les dimos al dictador Fulgencio Batista, descendiente de los esclavos traficados de Yucatán a Cuba."

Es así que llegamos al punto de que el dictador cubano, Fulgencio Batista y Zaldívar tiene sus ancestros en Yucatán, mayas para más señas, En realidad se ha dicho que el general Batista racialmente, era considerado un mestizo con sangre amerindia, europea, africana y china en sus venas. De manera que sus ancestros vienen de latitudes muy variadas.

Lo de sangre amerindia por sus raíces mayas…, tal vez de esclavos mayas llevado a Cuba por decreto de un gobernador liberal que todo indica ordenó una limpieza étnica en su jurisdicción.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar