El tabaco cubano

Aunque no corren los mejores tiempos para el tabaco (no es la primera vez en su larga historia) Siempre tendrá sus adeptos.  Es mucha la tradición de fumar puros habanos, sobre todo en España.

Desde su descubrimiento por los expedicionarios  que envió Cristóbal Colon cuando pisó las tierras de cuba y a estos les presentaron unas hojas secas como uno de sus más preciados bienes, eran el dorado que Colón tenía como encargo en esas tierras por la reina Isabel de Castilla, pero nadie  se imaginaba que lo era, no lo supieron ver.

La provincia de Pinar del Río en Cuba fue la elegida tras muchas pruebas por los españoles,  que vieron en su día que como allí ningún otro sitio se daría esa planta, las tierras fértiles donde las mareas vegetales de la solanácea en época de siembra preñan  esa provincia de infinitos mantos verdes .  Así me lo contó en una de mis charlas y degustando un buen habano al aroma de un café Don Alejandro Robaina, el mejor veguero de  tabaco de Cuba.

Desde su descubrimiento hasta nuestros días el tabaco habano  es algo que denota buen gusto, da distinción y en su fuma empleamos  nuestros sentidos, la vista, el tacto, el gusto, incluso el oído.

Los marinos fueron los “encargados “de introducirlos en Europa y hasta nuestros días llega cargado tras su artesana labor de ese misterio agradable que cada habano nos reserva cuando nos lo llevamos a la boca.

Terminaré está introducción sobre esta sección sobre el tabaco habano  con las palabras que le dijo un plantador brasileño a Davidoff- “Muchacho, tu amas el tabaco. Vete a Cuba, a las tierras rojas. Descubrirás el puro y ya no existirá nada más para ti.”

Septiembre de 2011 - Toni  Miralles


Tabacos de la bodega

Por suerte existen días como hoy, dentro de tanta desgracia, tanta moriña, tanto echar de menos las olas rompiendo en el malecón habanero, tanta gritería olvidada, tanta mesa de dominó abandonada a su suerte, tanto blanco de esquina y negro chispero. Días en el que visitando el restaurante de Manuel (manolo para sus amigos), la vida se nos llena de colores.

Manolo es un tío rechoncho como todo buen "Andalú" dueño de restoran lejos de su tierra. Superlativa es su barriga de mil y una fabadas y cervezas y mojitos y pata negra y to´ la cosa güena de la vi´a...

- Manolo asere ¿que hace un tipo como tú, nacido bajo el sol caliente del sur, sufriendo inviernos más allá del círculo polar ártico?

…y él se ríe y me responde con la misma pregunta.

0
0
0
s2sdefault

Tabacos de la bodega

Por suerte existen días como hoy, dentro de tanta desgracia, tanta moriña, tanto echar de menos las olas rompiendo en el malecón habanero, tanta gritería olvidada, tanta mesa de dominó abandonada a su suerte, tanto blanco de esquina y negro chispero. Días en el que visitando el restauran de Manuel (manolo para sus amigos), la vida se nos llena de colores.

Manolo es un tío rechoncho como todo buen “Andalú” dueño de restoran lejos de su tierra. Superlativa es su barriga de mil y una fabadas y cervezas y mojitos y pata negra y to´ la cosa güena de la vi´a...

- Manolo asere ¿que hace un tipo como tú, nacido bajo el sol caliente del sur, sufriendo inviernos más allá del círculo polar ártico?

0
0
0
s2sdefault
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5