Deportes

El deporte en Cuba está perdiendo glamour. Ya no es aquel crucero de placer donde los cubanos descansábamos y encontrábamos muchos motivos para sentirnos bendecidos por haber nacido en este archipiélago. Si uno lo mira bien (al deporte en Cuba), como si fuera un turista deseoso de descubrir su destino, encontraríamos una imagen parecida a de la Habana Vieja en la distancia: un pedazo de ciudad colosal, con un centro histórico alucinante, imponente, pero que si nos adentramos, vemos que buena parte de esa belleza se cae a pedazos.
El flujo de atletas que deciden marcharse para probar fortuna fuera de casa, ahorita se vuelve río y luego mar (las estadísticas van en puro ascenso), porque no solo las estrellas deciden emigrar. Ya hasta los menos dotados, los de menor talento, también recogen sus maletas y dicen adiós.
De ser una potencia en muchos de los deportes más practicados a nivel mundial, hemos pasado a ser una cantera, una empresa de exportación de atletas que cocina y entrega deportistas a la carta.
Por Abraham Jiménez Enoa

Kid Chocolate no fué campeón "unificado"

0
0
0
s2smodern

Hasta 1960, año en que destronó Benny Paret a Don Jordan por la faja mundial welter, ¿Cuantos campeones mundiales había tenido Cuba? A muchos cubanos les va a parecer esto una afrenta, un sacrilegio cultista; pero es verdad, por mucho que no quisiéramos leerlo o escucharlo, en el orden estrictamente oficial y reglamentario, uno solo: Kid Gavilán... En lo moral, en lo artístico, posiblemente en aceptación unanime, dos; porque, durante su era gloriosa y dorada, ningún peso pluma era comparable en méritos boxísticos a "Kid Chocolate"... Eligio Sardiñas fue un genio del pugilismo; pero no fue nunca el único campeón pluma, porque, durante la época de su reinado parcial, sufría el deporte un fenómeno de dualidad determinado por competencias mezquinas y por intereses antagónicos irreconciliables, muy parecidos a la actualidad.

Mientras la Comision Atlética del Estado de Nueva York reconocía al cubano entre los años 1932 y 1933, la "National Boxing" apadrinaba al gladiador Freddie Miller, estratega zurdo de Cincinnatti que, leí hace poco, también se considera una luminaria del ring por eruditos... Cuando llegó la hora de esclarecer la situación, Miller marchó a una tourneé por el continente europeo. "Chocolate" renunció al derecho de presentar una reclamación formal para ponerle termino al reinado por partida doble y la crisis se prolongó hasta el retorno del campeon version "National Boxing".

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

No todo lo que “parece” que brilla es oro

0
0
0
s2smodern

Yo no soy enemigo del boxeo amateur, pero si del "profesional de estado", que barnizan como aficionado en la ex Isla Bella.

El aficionismo, como carta de presentación necesaria para que un joven "vaya entrando en ring", bien, tal vez 40 ó 50 peleas, pero no 300, como le sucede a los peleadores castristas, que enjevecen dentro de ese boxeo vicioso y viciado, tampoco soy amigo de mantenerle a un boxeador "sus logros" como amateur una vez que se convirtió en profesional, mucho menos si ganó una faja, al estilo "el doble campeón olímpico y mundial Rigondeaux" considerándole mucha más importancia a estos dos campeonaticos que al verdadero campeonato grande, más grande aún porque es por dinero.

Si no lo hacen con Oscar de la Hoya ni con Leonard ni con Alí ni con Floyd Patterson ni con los Spinks ni… por algo será; claro, esa categorización irrespetuosa, nace en la falta de conocimientos sobre el boxeo de plumíferos que no se pueden quitar el polvo castrista de arriba ni porque están en Estados Unidos, por lo que no se dan cuenta de que aquí todo el mundo sabe más que ellos. Tal vez forme parte de la decepción a que llegan cuando comienzan a abrir los ojos y ven las diferencias que le impiden brillar por encima de las otras nacionalidades a "sus protegidos" de redacción.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Fotos de boxeadores cubanos que erizan

0
0
0
s2smodern

La foto que ilustra este artículo me la envió Ismael Rubio, amigo y brillante columnista de FANATICOS.COM, un sitio de interés para los amantes del pugilismo; Ismael también es solicitado en otros sitios de prestigio.

Son Mantequilla Nápoles y Jose Sulaimán, reunidos en ocasión de presentarse el llamado Cinturón de Diamantes del CMB y, lo que llama la atención, es el envecimiento prematuro del hombre que retiró a Chico Morales del boxeo en 1960.

Si se observa a un Manteca más acabado que Sulaimán no es un espejismo; sino una realidad meridiana.

Mantequilla tiene 71 años, nació el 13 de abril de 1940, en Santiago de Cuba; se inició en el profesionalismo con Benito Fernández como manager, en 1958, noqueando en un round a Julio Rojas; Benito también fue manager de Ultiminio Ramos y de Johnny Sarduy.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

La “maquinita” afectó a algunos boxeadores cubanos

0
0
0
s2smodern

Sobre este detalle he comentado antes: el boxeo amateur, vicioso, poco elegante y lleno de errores, afectó al boxeo cubano desde que impusieron a los trainers rusos durante 10 años en la Isla (1962-1972); sencillamente, lo decidían todo y los antillanos, comenzando por Alcides Sagarra, tenían que soportarlo todo, desde la imposición del boxeo parado, sin movimientos de torso inclinado (mal llamado "de cintura" por estos días, waving en inglés), hasta la pérdida de los pasillos laterals con intención de desequilibrar al oponente, conocidos como "side-steps" (pronunciado como "sayester" por muchos), incluso ningún cubano pudo manejar a Stevenson hasta después de que ganó la Olimpiada de Munich-72, decidido por el propio tirano como contribución al pisoteo del glorioso pugilismo profesional cubano y a sus trainers históricos como Sarría, Rapidez, Tunero, Richard "el Filósofo" Riesgo, Wee Wee Barton…

Había que enterrar todo lo procedente de Estados Unidos y el boxeo no podia quedar ajeno, por lo que el estilo de Gavilán, de Galvani, de Zulueta o de Luis Manuel no constaba como parada en el futuro de un deporte que ellos sabían que podría dar resultados en el amateurismo por dos cosas: su historia y su paticipación en Cuba y la evidencia de que las grandes estrellas americanas, hispanas o europeas occidentales no se participaban sino un solo evento, si asistían, al que acudían con muy poca edad y menos experiencia como para poder ganar la mayoría de las veces.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Crece la pasión por el fútbol

0
0
0
s2smodern

Antonio Tenjido y más de una docena de amigos se congregan frente al televisor en la terraza de su casa en La Habana. Gritan, festejan, critican y comentan cada jugada del partido que observan en la pantalla, con la pasión que el deporte suele despertar entre los cubanos.

Pero Tenjido y sus amigos no observan un partido de béisbol, por muchos años el deporte rey en esta isla caribeña. Estos jóvenes cubanos están viendo el clásico del fútbol español entre el Real Madrid y el Barcelona.

Tenjido se reunió el sábado con sus amigos para ver el partido que el Real Madrid ganó 2-1 para alejarse en la punta del campeonato español. El televisor estaba cubierto por una bufanda del equipo merengue, abajo del aparato había una camiseta y un balón del Madrid, y en la puerta había una bandera del club de sus amores.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Los jóvenes cubanos prefieren el fútbol

0
0
0
s2smodern

La mayoría de los cubanos menores de cuarenta años prefiere el fútbol, según una encuesta realizada en un reciente documental de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, dirigido por Julio Batista Rodríguez.

El béisbol es el deporte nacional y existen estadios en todos los municipios, incluso en los centrales azucareros. En la época republicana, los equipos Cienfuegos, Marianao, La Habana y Almendares estaban a la altura de los equipos de las Grandes Ligas estadounidenses.

Pero desde hace dos décadas, informaciones sobre las ligas profesionales de fútbol europeo y sudamericano inundan los programas televisivos nacionales y los noticiarios deportivos se enfocan en los resultados de cada equipo.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Continúa la rutina con el robo a Richard Abril

0
0
0
s2smodern

No es posible que un boxeador no haga el peso para una pelea en la división ligera, que suba con 15 ó 16 libra más como superwelter y, aún así, los magistrados estén preparados para darle las ventajas que necesite, como la decisión, que no pudo ganar en el ring porque no sabe boxear.

Richard Abril pega poco y su boxeo no es todo lo atractivo que exige la clientela que conoce, sin embargo, ganó la mayoría de los rounds de la pelea contra Brandon Ríos, que no supo qué hacer para encontrar a un hombre que se le escapaba del radio de acción, como la pelea de control y, la mayoría de las veces, le marcaba puntos con facilidad.

El no fue una gran pelea, y en esto tuvo mucho que ver el interés por meter la cabeza del americano, que obligaba al cubano a aguantar y abrazar para neutralizarlo.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

La Liga del Pasillo

0
0
0
s2smodern

Una liga cubana diferente

¿Cuántas ligas de beisbol profesional funcionaron en Cuba? A saber, la Liga Cubana de Beisbol Profesional de Invierno, conocida por lo nacionales como Liga Cubana, Liga Invernal; o, sencillamente, cuando ya uno esta totalmente familiarizado con los términos de aquel beisbol, "el champion"; a finales de los 40's, específicamente en 1946, también existió la Liga de Verano, que fue un campeonato especial organizado por las autoridades deportivas gubernamentales para estimular el desarrollo del juego en toda la Isla. Aunque eran peloteros conocidos del circuito unionista o de la Liga Inter Fuerzas Armadas, varios con experiencia en Méjico, en la propia Liga Cubana, las Ligas Negras o las Ligas Menores del Beisbol Organizado, no lograron hacer exitoso el calendario y el circuito desapareció más rápido que lo que "un merengue a las puertas de un colegio".

A finales de los 40's, ya en el nuevo y, para la época moderno y majestuoso Gran Estadio de La Habana, comenzaron a concentrarse detrás del plato en calendario de la Liga Invernal, a veces extendido desde la receptoría a la tercera base, un grupo bastante numeroso de jugadores que no podían jugar en la Liga Cubana, algunos por ser muy jóvenes y otros porque la veteranía les hacía poco atractivos a un beisbol demasiado fuerte para sus ya mermadas facultades: la Liga del Pasillo, que debe su nombre a un pintoresco personaje que trabajó con la Casa Tarín y en el Estadio Tropical que, durante los 60's, atendió el Estadio de La Universidad: Malayo, quien también cumplió faena en el Estadio del Cerro desde su inauguración hasta que la dictadura se lo robó a Bobby Maduro bajo la justificación de "nacionalizado".

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Solís pensó en el retiro

0
0
0
s2smodern

Las lesiones en las rodillas son peligrosas para la durabilidad de un boxeador: deciden su estabilidad en el ring, sus movimientos, incluso su pegada, en el boxeo no se puede competir con "la rodillas malas".

Y, aunque se ha tratado como una lesión cualquiera que requirió cirugía, el caso es que la fractura de la rodilla que sufrió durante el combate con Klitschcko el supercompleto cubano Odlanier Solís, fue brutal, de las que retiran atletas.

En cualquier deporte, las lesiones en las piernas requieren inmediato control del peso corporal, que debe estar en niveles mucho más que generosamente inferior a como estaba el atleta antes de la lastimadura; sin embargo, en la división que pelea Solís bajar de peso, que es lo aconsejable aun cuando no se tengan lesiones para moverse con velocidad, también significa conceder demasiado ante exponentes rutinarios de más de 245 libras.

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern

Armando Marsans

0
0
0
s2smodern

La grandeza olvidada del "primero"

En esto de la carrera por "el primero", que solo ha dado frutos respecto a las llamadas minorías en el caso Jackie Robinson, es tanto y tan ridículo el cúmulo de facetas promocionadas que solo faltan "el primero que barrió un estadio", "el primero que limpió los baños" y otras por el estilo para que se cree un premio a sus similares de hoy y un Wall con sus nombres desde Alex Cartwright.

Por circunstancias que todavía no he podido entender, hay un nombre que, porque no conocen su historia o porque les interesa desconocerlo y tratarlo con la justicia que merece, se evita en toda su dimensión: el cubano Armando Marsans.

Por lo general, a la hora de señalar al primer estrella del beisbol cubano se maneja el nombre de Adolfo Luque injustamente, porque ese sitio debería ocuparlo el habanero del cual se decía que "es aristócrata de nacimiento y big leaguer por elección".

Continuar leyendo

0
0
0
s2smodern
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12