Deportes

Camilo Pascual o el tiempo equivocado

Cuando empezó a jugar beisbol era "el hermano de Patato" y, en la historia del juego, tal vez haya sido el jugador mas barato adquirido por un club en una liga profesional; porque la transacción que le envió al Cienfuegos desde el Marianao se concreto así: "…dame 12 bates y llévatelo…" De esa forma, los Elefantes de la Liga Cubana adicionaron a su departamento monticular a uno de los más notables y dominantes lanzadores cubanos e hispanos de todos los tiempos.

Patato había sido la estrella del club Ceiba en la temporada juvenil de 1947 y su joven hermano, de solo 13 anos, su fanático más incondicional. Después vendría la liga cubana para Carlos, el Big Spring de la Longhorn League, en Texas y, en 1950, los Senadores de Washington. Patato era un corajudo y valioso pitcher y jugador de cuadro de inteligencia innata para el juego, aptitud que le llevo a ser un buscador de talento triunfador y un manager de talla, capaz de conducir al Magallanes a la primera Serie del Caribe que gano Venezuela en 1970. Durante su niñez y adolescencia, observando a su hermano, Camilo se debatía entre jugar el campo corto; o utilizar la serpentina; pero, cuando firmo para los sempiternos "malísimos" de siempre, los sotaneros por excelencia de la época cuando las Grandes Ligas eran verdaderamente grandes, los Senadores de Washington, ya estaba decidido a ocupar la posición que le convirtió en leyenda. Tenía solo 17 anos cuando comenzó su carrera profesional en Ligas Menores, como Patato, también con los Broncos de Big Spring.

Luego de tres temporadas de aprendizaje en sucursales, Camilo fue ascendido, con 20 anos de edad, al equipo matriz del venerable Clark Griffith. Comenzaba el calvario de fracasos de quien presentaban como "el mejor prospecto derecho junto a su compatriota y compañero de equipo, Pedro Ramos", pero incapaz de poder ganar porque actuaban para un club que, en aquellos anos, no sabia como se jugaba al beisbol. El impacto de Camilo y Pedro fue tan grande que, en 1957, los Yanquis de Nueva York proponían más de medio millón de dólares por ambos, oferta que mantuvieron hasta 1960.

Las primeras cinco temporadas de Camilo en Grandes Ligas concluyeron con record de 26-66 y 4.69, pésimo si se le compara con sus números finales de toda una vida: 174-170, con 3.63 clp. 2167 ponches en 2930 innings; 132 completos de 404 abiertos y 36 lechadas; pero, en sus primeras cinco en Minnesota, con un muy mejorado y reforzado ex Senadores, concluyo con 85-44.

Camilo esta entre los 10 primeros pitchers de los Mellizos de todos los tiempos en porcentaje de ganados y perdidos; entre los que mas han ganado; en juegos abiertos y en promedio de limpias por juego; contra lo común hoy de ser sustituidos sin importar la situación del juego, también está entre los diez primeros en juegos completos y en lechadas; cerca de el, Brad Radkle y Johan Santana con 10 uno y 6 el otro.

Hombre tranquilo, decente y caballeroso, según Hal Naragon, que fue catcher del Washington y del Minnesota durante la era de Camilo en esos equipos y compañero de cuarto en los juegos fuera de la ciudad capital, el lanzador cubano temía responder al teléfono; a pesar de que ya dominaba el inglés como para poderlo hacer y fue el propio Naragon quien le dijo, "…mañana respondes tu…" rompiendo el bloqueo que se autoimponía el cubano sin razón lógica mas allá de "hacer el ridículo".

Camilo Pascual siempre se las arreglo para jugar en el invierno en Cuba; a pesar de que, por su juventud, y por dolores crónicos en el hombro, el dueño de los Senadores, Clark Grffith, temía que por el exceso de trabajo en las Grandes Ligas y en el exigente beisbol invernal criollo, sufriera de cansancio conducente a una lesión. De hecho, una vez me comento que en el único lugar que disfrutaba lanzar era en el Estadio del Cerro.

A finales de los 50's, una dirigencia mas preparada, mas capaz y de mucha mas personalidad que la de hoy en la Confederación de Países del Beisbol Profesional de Invierno, logro un acuerdo con las Ligas Mayores consistente en que cualquier jugador nativo o importado podría actuar en sus ligas asociadas del Caribe, Panamá, Cuba, Venezuela y Puerto Rico sin necesidad del permiso del equipo de Grandes Ligas a que perteneciera; pero, para regular por cuenta propia el asunto, los clubes de las Mayores comenzaron a colocar una proposición de bono en su contrato anual, que era la forma con la que la "Clausula de Reserva" intentaba imponerse a la autorización; era la etapa sin el dañino contrato multianual y se cuenta que a Camilo Pascual, para la temporada de 1958, le ofrecieron 2000 dólares por no lanzar con el Cienfuegos; sin embargo, por dolencias reales en el brazo, el oriundo de la Virgen del Camino solo actuó en 3 juegos en aquella campana 1957-58, que fue ganado por el Mariano con Bob Shaw, Miguel Fornieles y el zurdo Rodolfo Arias como "sota, caballo y rey" de la "Ciudad que Progresa"; después seguiría en la trinchera de los Elefantes hasta la suspensión del beisbol profesional en 1961.

En 1962 Camilo perdió 34 juegos del calendario por lesiones y en 1963, 36; en 1965 ya estaba lesionado de tal forma que, aunque se mantuvo 6 anos mas en Grandes Ligas, no recupero otra vez su extraordinaria forma; por lo que su actuación en la Serie Mundial de ese ano contra los Dodgers de Koufax fue breve e inefectiva.

Conocedor natural del juego, por tanto serpentinero de inteligencia intuitiva. De condiciones naturales para haber sido un miembro eminente de Cooperstown al que solamente le escaseo el elemento que nunca se puede dejar en el olvido a la hora cero: la suerte…a este tremendísimo monticulista, como a Ramos, a Luque, a Consuegra y a Fornieles, les toco lanzar en el club y en el tiempo equivocados.

0
0
0
s2smodern

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar