Deportes

Adolfo Luque

No fue hasta el 1918 que Adolfo Luque vistiendo el uniforme de Cincinnati el gran lanzador inició su carrera meteórica y triunfal en el mejor béisbol del mundo. En su tierra natal Cuba, participó con el Habana y el Almendares. Formó con Mike González una batería a tan poderosa que muchos la consideraron superior a la que formaron José Méndez y Strike González, dos grandes ases de color cubano. Entre sus hazañas data como el único cubano en jugar por 20 campañas en las Grandes Ligas, como jugador y coach.

Comenzó en (1913) con el equipo de Long Branch, (1914) Boston, (1915) Toronto, (1916-17-18) Loiusville, (1918-1929) Cincinnati, (1930-31) Brooklyn y (1932-1935) New York (LN) (1932-1935). En 1923 ganó 27 juegos contra 8 derrotas con un porcentaje de 771 y un promedio de carreras limpias de 1.93. Por muchas temporadas Luque formó con Pancho Snyder, veterano receptor, la mejor pareja de coaches en la Grandes Ligas. Se dice que estaban muy compenetrados y en pasar señas eran dos colosos de la llanura.

Participó en 2 series Mundiales, 1919 y 1933, en la primera lució la franela del Cincinnati trabajando en 2 juegos de relevo, apareció en 5 entradas, le batearon un hit y ponchó a 6 bateadores. En 1933 con los Gigantes y en el último juego, que dio la victoria final a los neoyorquinos, fue el ganador figurando en 4 2/3 de entrada, no le anotaron carreras y dio un escon de ponches.

En 1936 fue designado coach de los Gigantes de Nueva York y en el verano del 38 abandonó el club cuando Bill Terry, si íntimo amigo y manager, no le cumplió su palabra de aumentarle el sueldo, pese al enorme trabajo eficiente y de responsabilidad que ejecutaba Luque. Pero en ocasión que los Gigantes entrenaron en la Habana, dos años más tarde, Terry convenció a Luque y éste volvió a la organización hasta cumplir el contrato de 1945.

LUQUE EL DIRIGENTE

Como estratega Adolfo Luque salía al campo de juego a ganar, le gustaba poseer buenos equipos, aprovechaba los breaks, manejaba bien los lanzadores, hacía los relevos a su tiempo preciso, y no cedía ante nada ni nadie en su rol de capataz.

No daba cuartel a sus contrarios aunque tuviera 15 o más carreras de ventaja en la pizarra, ganar, ganar siempre ganar a toda costa era el lema de este gran pelotero. Fuera del terreno aunque no era muy comunicativo, era otra persona, sin embargo, charlaba de béisbol y de gallos sus dos deportes favoritos.

EDWIN KAKO VAZQUEZ - Escritor e historiador del béisbol

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar