Deportes

Mayweather y Rigondeaux

0
0
0
s2smodern

Todavía queda tela por dónde cortar: Mayweather y Rigondeaux

Supongo que la "actuación" de Mayweather jr contra el Canelo Álvarez ayude a desbloquear el veto impuesto a los boxeadores cubanos que se les niega hasta el agua.

No sé si Bob Arum, cuando se refirió a Rigondeaux como "incapaz" de hacer méritos para peleas de gran envergadura y mejores bolsas, imaginó que Floyd Mayweather jr daría una exhibición de boxeo contra Saúl Álvarez, ratificando sobre el ring que este deporte fue, es y será "el arte de dar y que no te den".

Porque entre lo que hizo el Money contra el mexicano el sábado y lo que hizo el antillano contra Donaire hay una sola diferencia: el cubano fue más apabullador.

Lo que quede como "otras posibles diferencias", quizás no están al alcance ni a la consideración del fanático, las conocen Arum, la gerencia deportiva de la televisión (único mandamás del pugilismo) y "los fantasmas".

Basado en que no cuentan con el público natural que deje el dinero que contente a las partes interesadas, incluso teniendo a mano evidencias de que el promotaje grande ha hecho muy poco por imponerlos como merecen; tal vez haya que concluir, lo he dicho antes, que la tiranía está detrás como medida de castigo contra estos y como advertencia de lo que pudiera suceder si… a los que queden con intención de "saltar".

Por supuesto que el público no cubano, que desconoce las reglas del juego, que están entregándole sus países a tiranías dictatoriales bajo la vieja-nueva tendencia de simpatizantes con "el Mesías de los pobres", decisión que concluye siempre en Miami solicitando un inmerecido refugio político, no cree, tal vez ni le interese… por ahora, lo que decimos los cubanos. Tiempo tendrán, que hay más que vida…

Los círculos inmundos del boxeo profesional, de moral tan baja que puede barrerse en sus oficinas, están dejando correr los días hasta acumular el semestre "maldito" para despojar del título al cubano con "la justificación legal" de "no ha defendido su faja", lo han hecho antes cada vez que quisieron beneficiar a algunos en detrimento de otros y lo deben estar elucubrando ahora.

A fin de cuentas, entre el castrismo, sus poderosos socios de la Media americana (incluye televisión), el circuito boxístico y el liberalismo invasor no hay la mínima diferencia.

La victoria del Pretty Boy debería reivindicar la clase de algunos peleadores cubanos que merecen mejor tratamiento que el recibido.

Si estos hombres no son considerados en el nivel que merecen como boxeadores de clase mundial, entonces saquen a Mayweather jr de ese Templo, que tampoco lo merece.

0
0
0
s2smodern