Deportes

Valentín Dreke

Una estrella fugaz.

La vida le fue esquiva a este moreno de facciones bien africanas, que había jugado a la pelota con fuerza de genes ancestrales y, en breve espacio, dejó una huella indeleble entre sus compañeros, los federativos y la fanaticada, ávida de verlo hacer contacto con la esférica y desplazarse a la velocidad de una pantera hambrienta, escapada  del cautiverio.

Se desempeñó, habitualmente, en los tres jardines, aunque a veces se vio en la necesidad de ocupar posiciones del cuadro, donde siempre trató de dar el máximo, para mostrar con orgullo un brazo prohibido desde largas distancias; la gente lo agradecía. Tiraba a la derecha y ocupaba el cajón de bateo a la otra mano, donde solía ganar pasos a los lanzadores en sus desplazamientos hacia la inicial, a una velocidad que le permitía alcanzar bases extras, con el parpadeo de un jardinero rival.

Había nacido en el poblado matancero de Unión de Reyes, el 21 de junio de 1898, a solo dos años de abrirse para los negros las puertas de la Liga Profesional Cubana, y falleció en La Habana, víctima de la tuberculosis, el 25 de septiembre de 1929 (en otras fuentes aparece 1930), en el mejor momento de su carrera, con apenas 31 años de edad. No pocos ojos se humedecieron por su partida definitiva, pues allí se iba un estelar.

Con 5’ 8” y 160 libras de peso, logró ubicarse entre los buenos bateadores de la Isla. Participó en ocho temporadas de la Liga Profesional Cubana y en un torneo independiente. En 1919-1920, con el América (.270), 1921, con el Almendares (.286), 1922-1923 (.308), 1923-1924 (.261); 1923-1924, también con el Almendares del torneo independiente (.284), 1924-1925 (.354), 1925-1926 (.387), 1926-1927 (.284) y 1927-1928 (.252). Total: en 1 131 veces al bate, conectó 345 hits, para average de .305, con 207 anotadas y 46 bases robadas.

En cuatro ocasiones lideró las veces al bate: 1921 (21), 1922-1923 (188), 1923-1924, en el torneo independiente (116), y 1925-1926 (163). Obtuvo resultados estupendos, como las anotadas en 1924-1925 (45) y 1925-1926 (37). En el torneo independiente de 1923-1924 fue puntero en hits (33), bases robadas (5) y anotaciones (21). Ocupa el décimo lugar en promedio de bateo histórico (.305). Encabezó tres temporadas consecutivas las anotadas: 1923-1924 del torneo independiente (21), 1924-1925 (45) y 1925-1926 (37).

La campaña de 1923-1924 se había interrumpido por falta de público, debido a la notable diferencia en la tabla de posiciones, con un Santa Clara inalcanzable. Así, el 16 de enero de 1924, las autoridades del béisbol dieron por terminado el campeonato regular y proclamaron campeones a los Leopardos (36 ganados y 11 perdidos).Pero quedaba tela y tiempo por donde cortar, y los organizadores distribuyeron las exiguas ganancias y convocaron a un torneo independiente, al que denominarían Gran Premio; todo un éxito, de nuevo con Santa Clara a la cabeza, pero solo por una nariz. El Marianao quedó excluido por su débil desempeño.

Entonces, como ningún otro, se destacó Dreke. Según González Echevarría, en La gloria de Cuba, p. 309: “Los aficionados volvieron a llenar el Almendares Park como habían hecho en otoño. Torriente, que ahora jugaba con el Almendares, ganó el campeonato de bateo, pero el héroe del torneo fue Valentín Dreke, que defendió brillantemente el jardín central por los Azules, fue el máximo anotador y compartió el liderato de bases robadas…”

En 1925-1926, cuando el Almendares se proclamó campeón, no solo contribuyó decisivamente a la victoria del equipo por su labor ofensiva y a la defensa, también dejó sentado para fanáticos y especialistas, que se había convertido en uno de los mejores peloteros de la Liga Profesional Cubana, en un jugador completo.

Con solo veinte años de edad, competiría en las Ligas Independientes de Color, o Ligas Negras norteamericanas, con el Cuban Stars West, entre 1918 y 1928, así como con el Cuban Stars of Havana, en 1919. Según James A. Riley, en La Enciclopedia Biográfica de las Ligas Negras, p. 249: “Fue un buen bateador y jardinero, de velocidad y poder, que jugó una década en las Ligas Negras. Se destacó en el robo de bases y como excelente fildeador en todos los jardines, con un brazo poderoso…” En aquel circuito, como jardinero izquierdo y segundo bate, en 1920 conectó para .353 y en 1923 lo hizo para .378. En 1924 alcanzó la envidiable cifra de .429 y un slugging de .539. En 1925 (.319), 1926 (.316) y 1927 (.327).

Con el Cuban Stars West estuvo en 1920, cuando Rube Foster fundó, oficialmente, las Ligas Independientes de Color, o Ligas Negras norteamericanas. En su caso, había comenzado en las Pre Ligas Negras. En sus cinco campañas en aquel circuito, compiló para el siguiente resultado: en 276 desafíos y 1 112 veces al bate, conectó 344 hits, para average de .309, con 42 dobles, 16 triples, 6 jonrones y slugging de .392.

   En 1925, en el Almendares Park II, de La Habana, Dreke defendería el jardín izquierdo con un equipo de cubanos, llamado All Cubans, que se enfrentaría a otro de norteamericanos que jugaban en la Isla: All Yankees, por la Copa López del Valle, organizada en tributo al entonces presidente de la Liga Profesional Cubana, el Dr. José A. López del Valle, donde estuvo presente el juez Kenesaw Mountain Landis, comisionado de las Grandes Ligas, quien el 9 de febrero de 1925 lanzó la primera bola y vería un juego de altos kilates, donde se impusieron los norteamericanos. Según Alfredo Santana: “Una semana después, Landis declaró a la prensa norteamericana: ‘Ese juego de dos por una que vi el otro día en La Habana, me hizo sentir muchísimas emociones. Fue una verdadera exhibición de Serie Mundial’…”

Y allí también se destaco Valentín Dreke, que en 1945 fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol en la Isla.

Liga Profesional Cubana:         

VB  H AVE CA BR
1131

345

305

207

46

Récords:

  • -Líder en veces al bate: 1921 (21), 1922-1923 (188), 1923-1924, en el torneo independiente (116), y 1925-1926 (163).
  • -En anotadas en 1924-1925 (45) y 1925-1926 (37).
  • -Primero en hits en el torneo independiente de 1923-1924 (33).
  • -En 1923-1924: el mejor en bases robadas (5).
  • -Décimo lugar en promedio histórico (.305).
  • -Encabezó las anotadas en tres temporadas consecutivas: 1923-1924, en el torneo independiente (21), 1924-1925 (45) y 1925-1926 (37).

(Con documentación de Seamheads.com. Negro Leagues Data Base, James A. Riley, Baseball-Reference.com, Alfredo Santana, Andrés Pascual, Severo Nieto, Raúl Diez Muro, Jorge Figueredo, Roberto González Echevarría, Adonhay Villaverde Blanco, Yasel Porto Gómez, y otras fuentes).

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga
Verano de 2013.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar