Deportes

No todo lo que “parece” que brilla es oro

Yo no soy enemigo del boxeo amateur, pero si del "profesional de estado", que barnizan como aficionado en la ex Isla Bella.

El aficionismo, como carta de presentación necesaria para que un joven "vaya entrando en ring", bien, tal vez 40 ó 50 peleas, pero no 300, como le sucede a los peleadores castristas, que enjevecen dentro de ese boxeo vicioso y viciado, tampoco soy amigo de mantenerle a un boxeador "sus logros" como amateur una vez que se convirtió en profesional, mucho menos si ganó una faja, al estilo "el doble campeón olímpico y mundial Rigondeaux" considerándole mucha más importancia a estos dos campeonaticos que al verdadero campeonato grande, más grande aún porque es por dinero.

Si no lo hacen con Oscar de la Hoya ni con Leonard ni con Alí ni con Floyd Patterson ni con los Spinks ni… por algo será; claro, esa categorización irrespetuosa, nace en la falta de conocimientos sobre el boxeo de plumíferos que no se pueden quitar el polvo castrista de arriba ni porque están en Estados Unidos, por lo que no se dan cuenta de que aquí todo el mundo sabe más que ellos. Tal vez forme parte de la decepción a que llegan cuando comienzan a abrir los ojos y ven las diferencias que le impiden brillar por encima de las otras nacionalidades a "sus protegidos" de redacción.

De Cuba lo mejor que ha llegado en los últimos tiempos, hasta hoy, es Sotomayor, que ya hizo su historia, después, Gamboa y Rigondeaux tratando de escribirla y Lara, si se sobrepone a su condición de boxeador temperamental, con chance de entrar al grupito.

Francamente, no veo a ningún otro peleador del cubil de los profesionales de estado con posibilidades de brillar aquí, porque el prometedor Hairon Socarrás llegó siendo un niño y lo van preparando en el gimnasio profesional, con Jorge Rubio como trainer.

Anoche perdió en Las Vegas Yudel Johnson (12-1, 8 Ko's), 30 años y un mundo por aprender para tanta edad, lo doblegó Willie Nelson (18-1, 11 Ko's) que tomó la pelea cuando se cayó la anunciada contra el mexicano Freddie Hernández

Un golpe, uno solo en el cuarto round, puso a Nelson en condición seria, pero el cubano no supo, no quiso o no pudo rematarlo y el ganador no solo se levantó, sino que se alejó del perdedor y le ganó por la apatía y el desconcierto de alguien que nunca pudo entender cómo se remata a un boxeador lastimado.

Los jueces votaron unánimente por Nelson 95-94 y dos 97-92, oportunidad que nadie debe protestar, porque fue lo más cerca a perfecto posible de lo que sucedió en el ring.El combate fue en la division superwelter.

Lo peor, el cliché cansón de Jorge Ebro en El Nuevo Herald que, por el compromiso nadie sabe con quién, continúa exaltando el nivel olímpico de estos cubanos "subcampeón en Atenas 2004", como si esos títulos inútiles sirvieran para intimidar entre profesionales o para ceñirse una faja aquí.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar