La danza oriental en Cuba

Cuba es un país encerrado en sí mismo, pero abierto culturalmente en el mundo y su población se interesa por las diversas culturas que lo componen. Los cubanos se fascinan por la cultura árabe y la danza oriental, eso representa para ellos una invitación al sueño, llena de gracia, de elegancia y de sensualidad. Nos dejamos sorprender por los descaderados lánguidos de sus bailarinas...

Durante mi última estancia en Cuba, he visitado a los miembros de la Unión Arabe de Cuba, he encontrado a Samira Derich Provoyer, la vicepresidente de la unión. De ascendancia siria, es ella quien ha tomado la iniciativa de introducir las clases de danza oriental en el programa. Para ella, fue algo lógico: sus tres principales bailarinas y profesores no han recibido ninguna formación, es algo que no existe en la isla, pero les ha transmitido sus conocimientos sobre las técnicas de la danza oriental. Las alumnas entienden bien y están regularmente iniciadas a los ritmos folklóricos de cada país árabe, los de Africa del Norte pasando por los países del Golfo, el Medio-Oriente y naturalmente Egipto que es la cuna del "Raqs al Sharqi". La danza oriental pide mucha flexibilidad y gracia. Mover las caderas con facilidad puede ser difícil para ciertas personas pero en Cuba, las más confirmadas se despabilan bien. Su danza nacional comporta ese tipo de movimientos, mover sus caderas y sus espaldas de esta manera forma parte de la salsa.

A pesar de todo, pocos cubanos saben que existen clases de danza oriental en La Habana, muchos creen que la Unión Arabe está reservada unicamente a los árabes y los musulmanes. Sin embargo, esta asociación se dirige a las personas deseosas de aprender más sobre esta cultura. Los cubanos que se atrevieron a entrar no lo lamentaron, visitan regularmente los lugares como la biblioteca o el restaurante, y han entendido que los árabes han contribuido a la formación de la identidad cubana. Descubrir otras culturas para profundizar sus conocimientos es un rasgo de carácter propio de los cubanos.

En 2009, una bailarina oriental oriunda de Las Canarias, Sandra Gonzalez vino a Cuba para presentar un espectáculo en el Gran Teatro Nacional de La Habana. Ella fue la bienvenida; fue para las profesoras un placer y sobre todo una suerte conocerla. En efecto, la situación del país es tan difícil que no tienen ninguna mirada sobre el exterior, no saben si lo que enseñan se acerca de la realidad o no. Y aprovecharon de la presencia de Sandra para aprender más.

Generalmente profundizar y mejoran su nivel gracias a las telenovelas, reportajes, fotos o vídeos transmitidas por mujeres de diplomáticos musulmanes. Sandra las ayudaron dándoles clases intensivas, y las felicitó por la calidad de su trabajo, que según ella, fue muy bueno. Desgraciadamente, nunca dio noticias de ella. podemos entender que dar clases y organizar espectáculos en Cuba es caro, y como los salarios son bajos, es difícil pagar a los interventores, pero si nadie se interesa por eso, la danza oriental nunca desarollará en la isla.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar