¿Ya somos aquí como el Donald ese...

Más
19 Mar 2017 18:57 #37575 por volcom
volcom Publicó: ¿Ya somos aquí como el Donald ese...
.
o simplemente usamos la lógica y el sentido común?



Hoy he leido esto:




www.msn.com/es-es/noticias/espana/los-nu...bhJ&ocid=mailsignout

“Sobreviví al Mariel. Sobreviví a Angola. Sobreviví al periodo especial. Y sobreviví a la cosa esa que vino después”. [/i] (Juan de los muertos).

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
21 Mar 2017 09:38 #37589 por eskeletor
eskeletor respondió el tema: ¿Ya somos aquí como el Donald ese...
Mira lo del Donal ese es que aquí todos somos muy solidarios?? pero al tipo le pierde su boca de cerdo. En realidad lo del muro es que el tiene derecho a hacerlo..cosa distinta si es muy rentable poner el muro en el desierto donde no cuela tanta gente, que por otro lado necesitas para que el país funcione,. Ahora bien lo que tampoco tiene sentido es quitar todos los muros y todas las fronteras en plan PERROFLAUTA..claro cuando todos los países del mundo sean ricos no habrá problema.

Eso de dar la nacionalidad a los delincuentes no será culpa de los delincuentes más bien del que comete los errores burrocráticos.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
21 Mar 2017 16:38 - 21 Mar 2017 16:39 #37591 por El Maca
El Maca respondió el tema: ¿Ya somos aquí como el Donald ese...
Los nuevos españoles que nunca debieron serlo

© cristóbal manuel Trámite de jura de la Constitución tras obtener la nacionalidad española.

Jesús E. G., dominicano, consiguió la nacionalidad española por residencia el 18 de noviembre de 2013. El Ministerio de Justicia consideró que cumplía los tres requisitos que se le piden a cualquier solicitante: un tiempo determinado de residencia legal en España, integración y buena conducta cívica. Ya era un español más.

MÁS INFORMACIÓN
El atasco de medio millón de peticiones de nacionalidad desborda a Gallardón
Gallardón delega en los registradores las concesiones de nacionalidad
Sin embargo, a Justicia se le escapó algo. Jesús había sido condenado el 19 de febrero de ese año, es decir, ocho meses antes, por un juzgado de lo penal de Madrid por un delito de tráfico de drogas. Nadie comprobó si Marcial tenía antecedentes penales o policiales antes de hacerle español. De haberlo hecho, Justicia habría visto otra detención, en febrero de 2010, también por tráfico de drogas, y otra de 2009, por asociación ilícita y abuso sexual.

La Constitución garantiza que “ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad”. ¿Y si no lo es de origen? Se puede, y está sucediendo cada vez más. En apenas cinco años se han multiplicado por 10 los casos de revocación de la nacionalidad española. Han pasado de ser anecdóticos a llegar por decenas hasta la Audiencia Nacional, que solo en solo en 2016 ha dictado una treintena de sentencias, a las que ha tenido acceso EL PAÍS.

Una de ellas declaró en noviembre pasado que el corto periodo de Jesús como español de pleno derecho había terminado. Los magistrados apuntan en el fallo a los errores cometidos durante el procedimiento: “Al valorar el requisito de buena conducta cívica, se debieron considerar no solo las circunstancias existentes al presentarse la solicitud, sino también las que se hubieran podido producir a lo largo de la tramitación del expediente gubernativo”.

Jesús aportó al principio del procedimiento, que se puede demorar más de dos años, un certificado de buena conducta que nadie volvió a comprobar hasta que se le concedió la nacionalidad. Mientras tanto, su currículum sumó detenciones y hasta una sentencia condenatoria, que no se detectaron. “Debió tenerse en cuenta […] que existía una causa penal pendiente por un delito de drogas”, dice la Audiencia Nacional, que añade que existían también “otras detenciones por la Guardia Civil, de suficiente gravedad como para no tener por cumplido el requisito de buena conducta cívica”.

Homicidio imprudente
Tampoco en el caso de Gustavo V. P. Era una noche de agosto de 2010. Yoana S., de 25 años, iba en su bicicleta por la avenida de Guipúzcoa de Pamplona cuando un Ford Focus se la llevó por delante. El choque fue tan brutal que salió disparada por encima y cayó varios metros más atrás. Murió días después.

Al volante estaba Gustavo, que conducía a 112 kilómetros por hora en una vía donde la velocidad máxima permitida era de 50 y con 0,48 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. La luna delantera del coche quedó resquebrajada hasta el punto de que no se veía nada, pero siguió conduciendo hasta llegar a su casa, saltándose un semáforo en rojo por el camino, y escondió el coche en el garaje. Le detuvieron apenas un par de horas después.

Dos años después, en octubre de 2012, Gustavo, colombiano, consiguió la nacionalidad española por residencia. El Ministerio de Justicia consideró que cumplía todos los requisitos, incluido el de buena conducta cívica. A esas alturas, sin embargo, era más que un presunto homicida: había sido condenado por un juzgado de lo penal varios meses antes, en enero. El juez le consideró autor de dos delitos de homicidio imprudente y omisión del deber de socorro. La Audiencia Provincial confirmó la condena posteriormente.

La doctora que no pudo trabajar en España
La doctora Nathalie Larreinaga.
E. G. S.

Los errores en la concesión de nacionalidad no solo se deben a delitos no detectados. En ocasiones, la confusión de la propia Administración sobre los requisitos de residencia ha provocado casos como el de la doctora Nathalie Larreinaga.

Llegó en 2004 a España con su título de Medicina homologado para hacer el MIR en Oviedo. En 2007 inició el trámite para nacionalizarse. Quería quedarse en España: vivir, investigar y ser médica de familia en Asturias. “Nunca me pusieron ningún problema. En el Registro Civil decían que cumplía todos los requisitos; me entrevistó la policía, que incluso me felicitó por lo bien que me había adaptado a las costumbres españolas y, sobre todo, asturianas”, relata por correo electrónico. A la hora de empezar a trabajar en el sistema público --en el que, recuerda, había dificultad para cubrir plazas-- se encontró con que no podía porque tenía tarjeta de estudios y no de residencia. “Quedé en un limbo. Soy una persona que no le gusta infringir las leyes. No quise quedarme de forma ilegal y volví a mi país”.

Pese a ello, le concedieron la nacionalidad unos meses después, cuando ya estaba establecida de nuevo en El Salvador. Viajó a Oviedo en 2012 para firmarla; incluso le dieron el pasaporte español. En 2013 el Consejo de Ministros declaró “lesiva para el interés público” su nacionalidad. En 2016, la Audiencia Nacional lo confirmó: su estancia de estudios no era una residencia legal; darle la nacionalidad había sido un error.

“Lo lamento de corazón. Me hubiera gustado retribuir la excelente formación que recibí y trabajar para la gente de Asturias que tanto llegué a apreciar”, dice. Ahora trabaja para el Ministerio de Sanidad de su país, investiga y es profesora de universidad.

El Ministerio de Justicia tardó casi dos años en enterarse de que había hecho español a un homicida. Fue un informe de la Dirección General de la Policía el que, en agosto de 2014, alertó de que Gustavo estaba en la cárcel por una condena firme. Entonces inició el proceso para retirarle la nacionalidad. El procedimiento, un acto administrativo, se denomina declaración de lesividad, lo inicia el propio ministerio a través del Abogado del Estado y debe ser aprobado por el Consejo de Ministros, que declara que una decisión es "lesiva para el interés público". Es la manera que tiene la Administración de corregirse a sí misma.

En 2010 solo llegaron cuatro de estos casos a la mesa del Consejo de Ministros. En 2014 ya eran 65. “El aumento del número de lesividades ha coincidido con el incremento de la resolución de expedientes de nacionalidad por residencia en el marco del Plan Intensivo de Tramitación de Expedientes de Nacionalidad, desde septiembre de 2012”, explica en respuesta escrita el Ministerio de Justicia. “Al incrementarse el número de resoluciones lo ha hecho también el de lesividades, en los años posteriores a la resolución de los expedientes”, añade.

Declaraciones de lesividad del Consejo de Ministros del 30 de enero de 2015
En la treintena de casos analizados, la Audiencia Nacional ha dado la razón al Abogado del Estado y ha revocado la nacionalidad a otras tantas personas. En algunos casos, hasta cinco y seis años después de que Justicia se las concediera. Más de la mitad son casos de tráfico de drogas. También hay tres de homicidio.

Fuente: MSN


Ego sum ​​qui sum
Última Edición: 21 Mar 2017 16:39 por El Maca.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
23 Mar 2017 14:40 #37602 por volcom
volcom respondió el tema: ¿Ya somos aquí como el Donald ese...

eskeletor escribió: Mira lo del Donal ese es que aquí todos somos muy solidarios?? pero al tipo le pierde su boca de cerdo. En realidad lo del muro es que el tiene derecho a hacerlo..cosa distinta si es muy rentable poner el muro en el desierto donde no cuela tanta gente, que por otro lado necesitas para que el país funcione,. Ahora bien lo que tampoco tiene sentido es quitar todos los muros y todas las fronteras en plan PERROFLAUTA..claro cuando todos los países del mundo sean ricos no habrá problema.

Eso de dar la nacionalidad a los delincuentes no será culpa de los delincuentes más bien del que comete los errores burrocráticos.






Mira, Eske. Lo del famoso muro ese pudiera ser hasta comprensible para mucha gente. Nosotros aquí lo tenemos en Ceuta y Melilla (me dá lo mismo de cemento que de alambradas con concertinas). Se supone que deben cumplir su misión. Las entradas al país tienen que ser ordenadas y cumpliendo las leyes, que para eso las han promulgado unos señores a los que se les paga unos buenos sueldos.

A mi el tipo me cae muy requetemal. Yo lo veo como un guapo de barrio, abusador, amenazante, intimidador, irrespetuoso con quien se atreva a llevarle la contraria, etc... En fín un impresentable al que espero no parecerme nunca en nada, pero también es cierto que el tipo no ha engañado a nadie, él hace lo que ha prometido que iba a hacer y aún así lo han votado los ciudadanos. O quizás lo hayan votado para eso, para que hiciese lo que prometió. En otras palabran, los ciudanos de ese país lo han contratado precisamente para eso. En casa de uno entra quien quiera el dueño. En cuanto a lo de que el país necesita esos brazos para las tareas productivas, pués que les hagan contratos legales y que entren en el país con su contrato en la mano. En los sesenta y setenta cuando nuestros emigrantes se iban a los países del norte de Europa, en su mayor parte iban así y cuando se acababa el trabajo o conseguían lo que iban a buscar, volvían a sus países. Sigo creyendo que uno donde mas agusto está es entre los suyos. Aunque también es verdad que para gustos hay colores.

“Sobreviví al Mariel. Sobreviví a Angola. Sobreviví al periodo especial. Y sobreviví a la cosa esa que vino después”. [/i] (Juan de los muertos).

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
23 Mar 2017 19:34 #37603 por eskeletor
eskeletor respondió el tema: ¿Ya somos aquí como el Donald ese...
Claro Volcom la gente debería salir con contrato...pero dentro de lo malo si vives en un país con hambre y delincuencia estar de ilegal unos años igual no es tan malo..claro los,q qdan por el comino no los cuento...lo del subnormal ese es lo q dice no q haga el muro y sigo pensando q ni Bush ni Clinton y menos Obama eran mongos como este el muro rde tan caro no creó q sea rentable en la parte mas dura,del desierto..
Eso de irye a otro lugar es por hambre..por tetas...por trabajo si es bien pagado..por abducimiento cultural/ espíritu de aventura..si nadie lo hiciera América aun estaría sin descubrir...yo noe iría por nada de lo dicho mas arriba...

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
23 Mar 2017 21:11 - 23 Mar 2017 21:12 #37604 por Yeye
Yeye respondió el tema: ¿Ya somos aquí como el Donald ese...
Enviado por volcom:

Mira, Eske. Lo del famoso muro ese pudiera ser hasta comprensible para mucha gente. Nosotros aquí lo tenemos en Ceuta y Melilla (me dá lo mismo de cemento que de alambradas con concertinas). Se supone que deben cumplir su misión. Las entradas al país tienen que ser ordenadas y cumpliendo las leyes, que para eso las han promulgado unos señores a los que se les paga unos buenos sueldos.

A mi el tipo me cae muy requetemal. Yo lo veo como un guapo de barrio, abusador, amenazante, intimidador, irrespetuoso con quien se atreva a llevarle la contraria, etc... En fín un impresentable al que espero no parecerme nunca en nada, pero también es cierto que el tipo no ha engañado a nadie, él hace lo que ha prometido que iba a hacer y aún así lo han votado los ciudadanos. O quizás lo hayan votado para eso, para que hiciese lo que prometió. En otras palabran, los ciudanos de ese país lo han contratado precisamente para eso. En casa de uno entra quien quiera el dueño. En cuanto a lo de que el país necesita esos brazos para las tareas productivas, pués que les hagan contratos legales y que entren en el país con su contrato en la mano. En los sesenta y setenta cuando nuestros emigrantes se iban a los países del norte de Europa, en su mayor parte iban así y cuando se acababa el trabajo o conseguían lo que iban a buscar, volvían a sus países. Sigo creyendo que uno donde mas agusto está es entre los suyos. Aunque también es verdad que para gustos hay colores.


Leí una vez y tuve que pellizcarme y volver a leer para estar seguro de que todo lo que dices concuerda con lo que pienso. No se a ti, pero a mí me da cosa cuando coincido tanto con un simpatizante de la revolución castrista. Me entran dudas entre si me están tomando el pelo o uno de los dos está cambiando su postura.

Tengo un primo asturiano que fue a Nevada en los años 70 con contrato de trabajo como pastor de ovejas. Cuando terminó el contrato le dieron la residencia, que es lo mismo que ciudadanía pero sin poder votar o postularse y se fue a trabajar a una mina de oro hasta que se retiró.

No tiene por qué haber gente trabajando ilegal. Lo que pasa es que como dijera un comediante negro americano: los demócratas quieren que haya ilegales para que algún dia se conviertan en nuevos votantes suyos tras una amnistía y los republicanos los quieren para que trabajen en sus ranchos sin beneficios, ni derechos laborales.

Saludos,

Una idea es algo que tú tienes; una ideología es algo que te tiene a ti.
(Morris Berman)
Última Edición: 23 Mar 2017 21:12 por Yeye.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
24 Mar 2017 07:07 - 24 Mar 2017 07:08 #37605 por eskeletor
eskeletor respondió el tema: ¿Ya somos aquí como el Donald ese...
Es curioso Yeye en España es exactamente igual con la derechona y la izquierda o pseudo izquierda....también en los países viejos la gente nueva tiene su importancia demografica Volviendo al tema si todos fuéramos ricos sobraban los muros y la globalización seria una maravilla
Última Edición: 24 Mar 2017 07:08 por eskeletor.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.203 segundos
Gracias a Foro Kunena