El Hombre de Maisinicú, mencionado desde otro punto de vista

Más
11 Sep 2015 02:05 #35056 por Yeye
Enrique G. Encinosa
LA NIÑA DEL ESCAMBRAY Miami Beach, 1987.

La puerta de la casa de huéspedes en South Beach estaba cerrada. Golpeamos en el cristal con los nudillos. Por una ventana en el segundo piso un hombre se asomó, mirando hacia nuestro grupo, a los cuatro visitantes.
¿Qué desean?
-Venimos a ver a La Niña del Escambray.
-La Niña, - nos dijo el hombre, -está muy traumatizada. Ella no acepta visitas.
Dígale, le respondí, que Reina Carolina, Polita Grau y su hermano, Ramón, han venido a visitarla. Estas dos mujeres estuvieron plantadas con La Niña en Guanajay y en Guanabacoa.

Momentos después la puerta se abrió. Varios hombres se congregaron en el pasillo. Tres eran ex-presos políticos.
-Es la última puerta al final del pasillo en el segundo piso, nos dijo uno, pero La Niña es muy renuente a aceptar visitas.

Detrás de la puerta blanca con el número diecisiete torcido, vive Zoila Aguila Almeida, La Niña de Placetas, la veterana guerrillera del Escambray. Para mí era un momento emocionante. Desde niño había escuchado cuentos sobre una joven muchacha de Placetas que fue jefa de un grupo de alzados en Las Villas, enfrentándose en combate a las milicias castristas. Siempre la había
considerado una figu ra legendaria, pero nunca había visto siquiera una foto de ella. Ahora, por fin, la iba a conocer y la imagen nebulosa se podría convertir en un ser humano, de carne y hueso.

En 1960, en los penachos de la Sierra del Escambray, grupos de insurgentes mal armados combatían contra el sistema castrista. En esos primeros meses de rebelión, Zoila Aguila se marchó a la manigua con su esposo, un electricista de Remedios llamado Manolo Munso La Guardia. El llevaba una carabina San Cristóbal con seis peines, y ella, un revólver con unas cuantas balas.
En el Escambray, donde Zoila ya había combatido una vez antes, contra Batista, creció día a día la leyenda de la mujer guerrillera. Mochila al hombro, carabina M1 en mano, La Niña combatió a la milicia bajo las órdenes de Osvaldo Ramírez, Tomasito San Gil, y .Julio Emilio Carretero.

Durmió en las laderas de los montes, pasó hambre y sed, y a tiro limpio rompió los triple cercos de las milicias castristas. En la manigua parió dos hijas, y ambas murieron en sus brazos de hambre y sed. Para 1963, Zoila era jefa de una guerrilla de doce hombres, veterana de centenares de escaramuzas en los montes villareños. Hay una anécdota que bien describe la sangre fría de la joven guerrillera contada por uno de los sobrevivientes de la gesta heróica. Rodeados en un triple cerco, los hombres de Carretero se desbandaron, intentando cruzar las líneas castristas sin ser detectados. Uno a uno, los aliados fueron cruzando
el cerco, reuniéndose después todos a la orilla de un riachuelo. Carretero contó cabezas. Faltaban dos. Manolo y Zoila.

La preocupación aumentó cuando se empezaron a escuchar disparos en la distancia. Carretero, que tenía buen oído para las balas, pudo discernir, entre los disparos de metralletas y rifles checos, el martilleo del Garand de Manolo y el M1 de La Niña. Los
alzados comenzaron a co rrer hacia el sonido de los disparos para socorrer a la pareja. El M1 enmudeció de súbito. Solo se escuchaba el cantar del Garand, el chasquido seco del rifle y el tableteo de las metralletas. Carretero gritó una maldición, pensando que Zoila había caído en el combate y solo Manolo quedaba combatiendo. Al atacar a la milicia en un cruce de fuego y dispersarlos, los alzados quedaron sorprendidos. Acostado en un matorral, con una herida en el hombro se encontraba Manolo Munso. A su lado,
con un Garand humeante en las manos, Zoila Aguila se batía sola contra un pelotón de milicia.

En marzo de 1964, después de casi cuatro años alzados en el Escambray, La Niña y Manolo fueron capturados, traicionados por Alberto Delgado, El Hombre de Maisinicu, un oficial de Seguridad del Estado que tendió una trampa a las guerrillas de Emilio Carretero. Delgado murió ahorcado de una guásima, pero antes de caer traicionó a más de treinta gue rrilleros y a numerosos
colaboradores, incluyendo miembros de su propia familia. En Villa Marista, las oficinas de Seguridad del Estado, Zoila y Manolo
fueron separados. Por un tiempo se podían hablar a gritos de celda a celda, pero después a Manolo lo cambiaron de celda, para que ni a gritos lanzados por pasillos se pudieran consolar. A La Niña la encerraron en el Príncipe Negro, un cuarto tapiado subterráneo, donde sólo las ratas la acompañaban. Después vino el juicio. La Niña y dieciocho alzados recibieron condenas de
treinta años de encarcelamiento. Doce guerrilleros fueron fusilados. Manolo Munso La Guardia murió en los fosos de la prisión de la Cabaña, el anochecer del 22 de junio de 1964. mientras cantaba, junto a sus hermanos de lucha, el Himno Nacional de Cuba.

La Niña fue llevada al presidio político de las mujeres. En Guanabacoa, Guanajay, y la hipócritamente llamada Finca Nuevo Amanecer, Zoila continuó la lucha aún tras las rejas. Presa plantada, se negó a doblegarse. Guardias armados con tubos de manguera la golpearon. Fue tapiada en cuartos oscuros, sin luz y comida. Quemó colchones y fue enviada a celdas de castigo.
Rompieron su mente, pero no su espíritu. La locura se apoderó de Zoila, pero ella aún demente, se negó a rehabilitarse. Era mucho el sufrimiento. Dos hijas muertas. Manolo fusilado. Carretero enterrado junto a Manolo en una fosa común. Meses en celdas de castigo. Torturas. Golpizas. Hambre. La volvieron loca pero no lograron doblegarla. En la cárcel de mujeres, sentada en su camastro, se pasaba horas envuelta en trapos, vestida como una leprosa, sin hablar. Cuando se le permitía salir al patio, se encaramaba en las matas, donde se pasaba largo rato, la vista perdida en un horizonte lejano.

Después de cumplir más de la mitad de su condena, llegó a Miami, una de las últimas presas en salir de Cuba. Tocamos suavemente con los nudillos en la puerta blanca. La sentimos moviéndose en el cuarto, pero no respondió. Tocamos por segunda vez. La puerta se abrió lentamente, solo una rendija. Media cara se asomó al pasillo. Pelo azabache, cutis liso, sin arrugas. Voz de timbre claro. La visita duró veinte minutos. La Niña no nos permitió entrar al cuarto, ni abrió la puerta completamente. Conversó un poco con Pola y Reina Carolina, las amigas del presidio, ignorándonos a Ramón Grau y a mí. Polita le llevaba unos regalos, una botella de perfume y unos abrigos, pero la guerrillera no los aceptó.

-Les habló mucho, nos dijo el dueño de la casa de huéspedes. Ella vive encerrada en el cuarto. Sale una vez al día y se sienta un par de horas en el portal, pero habla poco, y rara vez acepta visitas.
¿De qué vive?-- le pregunté.
-De la ayuda social, y costó trabajo obtenerla. La Niña se negaba a ir a las oficinas del gobierno. Tuvimos que traer a un médico al edificio para que la entrevistara en el pasillo y le diera la certificación médica. Es un caso incurable.

No nos aceptó los regalos.
No----dijo el hombre, ---ella se ofende si alguien le ofrece ayuda. Nosotros hacemos lo que podemos por ella, pero es difícil ayudarla.

Esa noche me costó trabajo dormir. La imagen de aquel rostro tras la puerta blanca quedó grabada en mi memoria. En sus ojos oscuros me he asomado al dolor infinito de mi pueblo.

Una idea es algo que tú tienes; una ideología es algo que te tiene a ti.
(Morris Berman)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
25 Sep 2015 02:34 #35161 por Yeye
Opiniones / Blogs cubanos

“Me arrepiento de haber participado en la Limpia del Escambray”
Persiguió a opositores a Castro en las lomas del Escambray, perdió una pierna en la lucha y hoy gana cerca de 10 dólares de retiro.
I
Martinoticias.com
septiembre 24, 2015

Corría 1961, y Ramón Cubas Madrigal era entonces un adolescente de 15 años. Residía en Las Aromas, zona rural perteneciente a Manicaragua, provincia de Villa Clara, en una casa de yagua, guano y piso de tierra, junto a sus padres y seis hermanos. Como muchos otros de su edad y con el embullo de la naciente revolución liderada por Fidel Castro, se fue a la guerra. Allí perdió la pierna izquierda a causa de las balas.

“Me uní a la compañía uno, sector uno móvil, bajo las órdenes de Israel Pardo Guerra, que operaba en las montañas del Escambray, en la llamada Lucha contra Bandidos, en la misión ‘Limpia del Escambray’. Todos éramos muy jóvenes, había uno de 14 años. Los fusiles eran prácticamente más grandes que nosotros”, cuenta Ramón mientras junta, con un rastrillo, el carbón vegetal que produce.

Ramón Cubas Madrigal, mutilado de guerra en la lucha del Escambray. F: Cortesía Cubanet.
Ramón Cubas Madrigal, mutilado de guerra en la lucha del Escambray. F: Cortesía Cubanet.
Se detiene por unos segundos, se quita el sombrero y limpia el sudor con la manga de la camisa. No le cabe más tizne en el rostro. Su mente regresa más de 50 años atrás y dice: “Eran las cinco de la tarde del 12 de junio de 1961, subíamos un sendero; de pronto una lluvia de balas nos sorprende. Me puse fatal: esta pierna fue impactada por dos balas, estuve varios días en estado de coma. Por muy poco no hago el cuento”.

Ramón afirma que se libró de la muerte pero no de la miseria. Al salir del hospital regresó al seno familiar. Logró un dominio casi perfecto de las muletas que le permitió trabajar en las labores del campo.

“El tiempo pasaba y nadie de la lucha contra bandidos se acordaba que yo había perdido la pierna en acciones de guerra, incluso hasta la fecha no me han reconocido como mutilado de guerra”, refiere Cubas.

En busca de mejoras se mudó para la capital municipal, Manicaragua. Allí logró que le pusieran una prótesis. También se casó y tuvo dos hijos. Participó como machetero en la zafra de 1970, la de los Diez Millones que jamás fueron.

Y dice con nostalgia: “Corté caña y me dieron un refrigerador, es decir, el derecho (al equipo), porque tuve que pagarlo; yo vivía del orgullo se ser mutilado de guerra y que había peleado por mi país. A cambio solo recibí una jubilación por incapacidad, que ahora es de 242 pesos (alrededor de diez dólares), y el olvido del gobierno y sus organizaciones”.

Deja el rastrillo a un lado y se sienta en una silla rústica que utiliza de vez en cuando para descansar, se vuele a quitar el sombrero y expresa: “Este país está pata arribas; siempre lo ha estado. Mírame a mí con 70 años haciendo carbón para poder sobrevivir”.

Señala Ramón que fue fundador de Asociación Cubana de Limitados Físico-Motores (ACLIFIM). Hace trece años que le pide a esa organización una nueva prótesis pero “no le resuelven nada ni se preocupan por sus necesidades”.

Con relación a la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), afirma: “Ser combatiente es tener un nombre para formar un grupo. Unos tienen más suerte que otros. En la ACRC existen diferentes clases y yo pertenezco a la de más abajo. A mí solo me visitan para que pague los diez pesos de cotización al año, los cuales decidí no pagar más hace tres años”.

Ramón Cubas Madrigal, mutilado de guerra en la lucha del Escambray (3). F: Cortesía Cubanet.
Ramón Cubas Madrigal, mutilado de guerra en la lucha del Escambray (3). F: Cortesía Cubanet.
Ramón Cubas Madrigal sólo cuenta con la visita de sus hijos de vez en cuando. Actualmente habita en un cuarto, sin baño, de una escuela cercana a la comunidad rural Palo Bonito, en el municipio de Santo Domingo, que le prestaron a cambio de encender el fogón de leña en las madrugadas.

“Si yo me hubiera imaginado que mi vida iba a ser de esta forma jamás hubiera enfrentado a aquellas personas que en la década de 1960 tuvieron luz larga y trataron de enderezar el curso de la historia de Cuba. Ahora me arrepiento pero ya no hay marcha atrás”, reflexiona Ramón, mientras se apoya en un bastón de marabú y continúa su faena.

Esta entrevista fue publicada originalmente por la agencia Las Villas Press en Cubanet, el 24 de septiembre de 2015.


Tomado de aquï:

www.martinoticias.com/content/se-arrepie...05180.html?nocache=1

Una idea es algo que tú tienes; una ideología es algo que te tiene a ti.
(Morris Berman)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.175 segundos
Gracias a Foro Kunena