Experiencias viajeras

Paseo de maletas

Recuerdo del último viaje que hice a la Isla, que cuando llegué al Aeropuerto de La Habana, fui a coger un carrito para llevar el equipaje, que digo equipaje, parecía una masa compacta ambulante, entre el bolso de mano con bandolera de los grandes, la bolsa que pasa justo por el pasillo del Avión (hay que aprovechar) la cartera de los documentos tipo portafolios, alguna javita y dos maletas.

Me dirigí a coger un carrito para aliviar mi carga y ¿eeeh?. Sorpresa, estaban enganchados junto a una pared en una especie de artilugio donde había que echar un dólar para sacar uno.

Enfrente, en un mostrador habían tres empleadas del aeropuerto sentadas mirándose, porque allí no iba nadie, no se que tipo de gestión allí harían?.

Empecé a dar tirones de un carrito antes de fijarme en lo del dólar y nada, cada vez los tirones eran más fuertes. Una de aquellas dijo. ¡ Señor tiene que echar un dólar para sacar el carrito!.

¿Qué?.

Si, tiene que meter un dólar.

Le contesté, no me digas si que estáis modernos aquí, en ningún aeropuerto de Europa cuesta nada.

¡ Señor, usted verá!.

Total que puse el dólar por la ranura y nada, lo devolvía, una y otra vez , hasta que se lo tragó y sin carrito. ¡ Sera posible! ¡Oiga esto no va!, las tres inmutables y mirándome como a un bicho raro.

En ese momento pasó un empleado con una ristra de carritos, le cogí uno.

¡ Señor! un dólar!.

Le conté la historia del artilugio aquel, a regañadientes me lo dio por que las tres que allí vieron toda la película asintieron.

Bueno ya tengo el carrito, al ir a salir por la puerta una de las funcionarias. ¡ Señor ¡ aparte de las cosas de su uso personal que más lleva usted?.

¿ Y eso? Que es nuevo?... Pues llevo unos regalitos y medicinas.

¿ En cuanto valora los regalos ?.

¿ Unos 50 dólares, porqué?--¿ qué hay que pagar algún porcentaje?.

No, el importe total de los regalos, vaya a esa ventanilla a pagar.

Fui a pagar, si me abrían las maletas estaba perdido, llevaba mucho más. La hoja que se rellena parecía el testamento del Doctor Mabuse, nada más faltaba el nombre de la portera de mi casa, al final del pago ponía más dos dólares de gestión de cobro???. ¡Oiga!. Los dos dólares son por el desgaste de maquina o qué?, ¿me van a cobrar el desgaste de piso también? ...

¿ Que usted dice?.

No, no nada, pagué y para la calle. Eso si, la que me envió a pagar, al pasar con la hoja del pago en la mano, me despidió con una sonrisa profident.--¡ Buena estancia en Cuba señor!.

¡Al fin coño!. Con mi carrito con las maletas ¡pá fuera!.

¡ Salía cagándome en tó!. ¡¡Greergff!!

Allí me esperaba Luis el botero. Cargamos el equipaje y tira a arrancar el carro y... Tres agentes de paisano. Buenas, ¡señor baje del carro!.

¡Queeeeé,-- ¡cojones, que coño pasa aquí hoy!. Aquí no gana uno pá sustos...

Me llevaron a una cierta distancia del botero y me preguntaron, lo conoce usted?.

Si, es amigo y me hace el favor de llevarme al hotel, bla, bla, bla...

--¡Es que están robando a los turistas etc. Tiene usted que marcharse en un taxi.

-- Al botero lo largaron, no sin antes maletas pá bajo otra vez. Yo cargado como un mulo, sudando, parecía un gilipollas. Hasta que cogí un taxi y las dichosas maletas párriba otra vez, les di un buen paseo.

Ya solo me faltaba descargarlas a la llegada al hotel.

Si hubiesen llevado las maletas cuenta kilómetros les hubiera echo un buen rodaje cojones!”...

Miércoles, 05 de Octubre del 2005

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar