Experiencias viajeras

Entre mojitos, tangos, moros y cristianos

El mes pasado estuve en Cuba. Fue muy atractivo porque visité varias cosas que me gustan.

Por un lado, el placer de conocer un sitio tropical soñado, con su música y su gente tan particular y amable. Además, por la posibilidad integrar un grupo maravilloso de personas que conocí en el viaje y otras que ya conocía de antes y que, gracias a las experiencias del recorrido, se creó una amistad.

De todas maneras, éste, como otros, implicó también trabajo. Concretamente el intercambio cultural de la música entre Cuba y Argentina que se hizo gracias a la asociación mendocina Cuba en Mendoza. Representamos a nuestra provincia en lo que se llama "La semana de la música". Fuimos diez mendocinos, entre turistas y músicos.

Primero estuvimos en La Habana, luego visitamos Camagüey y Trinidad y finalmente Santiago.

Entre las cosas más distintivas que particularizaron el viaje estuvo el costado histórico de las ciudades, especialmente Trinidad, una localidad colonial y conservada con mucha delicadeza por el título "Patrimonio de la humanidad". Se destaca por el trazado de las calles con diseño colonial y el empedrado original. En el puerto se puede conocer el recorrido de los esclavos traídos en barcos, hasta las mazmorras donde los hacinaban para luego venderlos.

En Cuba sentí estar en otra época o en dos. Como pasar por dos túneles del tiempo superpuestos; por un lado, todo ese costado histórico, de los años del descubrimiento, con esos fortines y ciudadelas, y por otro lado, convive con toda la tecnología y los medios de transportes modernizados sólo hasta finales de la década de 1950. Esto da al parque automotriz una cálida particularidad ya que se ven circular pintorescos Ford y Chevrolet de aquella época, muy bien cuidados.

Allá cantamos música ciudadana y folclore y me llamó la atención que conocían tangos que acá están bastante olvidados pero que allá están muy impregnados en la cultura popular cubana.

"Las cuarenta", por ejemplo, era muy conocido por la gente gracias a una versión de son. Tuve la suerte de saber el tango y cantarlo; fue un placer hacerlo. Descubrimos la admiración a Gardel y a Piazzolla, incluso todavía subsisten algunas milongas en la capital.

Los cubanos son personas alegres, el mojito gobierna las tabernas y los "moros y cristianos", (por el color, ya que está compuesto de arroz y porotitos negros) las mesas.

*Enzo De Luca - Cantante y bailarín

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar