Burocracia migratoria

Cuba elimina el permiso de salida

Cuba eliminará a partir del 14 de enero próximo el permiso para salir de la isla, exigido desde los primeros años de la revolución socialista de Fidel Castro en la década del 60, informó este martes la cancillería en La Habana.

La medida también elimina la necesidad de una carta de invitación para viajar al extranjero y prolonga de once a 24 meses la autorización de estancia en el exterior de los ciudadanos cubanos.

“El Gobierno cubano, en ejercicio de su soberanía, ha decidido eliminar el procedimiento de solicitud de Permiso de Salida para los viajes al exterior y dejar sin efecto el requisito de la Carta de Invitación”, indicó un comunicado ministerial entregado a la prensa.

La refoma migratoria fue anunciada hace dos años por el gobernante Raúl Castro, quien en 2006 sustituyó a su hermano enfermo, Fidel, y se realiza en el marco de cambios para “actualizar” el modelo cubano.

Pero según explicó el propio Raúl Castro en ocasiones posteriores, se trata de un problema complejo, debido a las tensiones de medio siglo con Estados Unidos, donde viven el 80% de los 1,5 millones de cubanos que residen en el exterior.

El comunicado de la cancillería señaló que “a partir del 14 de enero del 2013 sólo se exigirá ( a los cubanos que deseen viajar) la presentación del pasaporte corriente actualizado y la visa del país de destino, en los casos que la misma se requiera”.

Desde la década del 60, Cuba exige a todos sus ciudadanos un permiso de salida que las autoridades pueden extender o denegar, y cuyo costo es de 150 dólares, una cantidad que resulta alta en un país donde el salario mensual promedio equivale a 20 dólares.

También exige una carta de invitación, que se expide a la solicitud de familiares y amigos residentes en otros países, cuyo costo actual es de unos 200 dólares como promedio, según el país en el que se extienda.

El comunicado informó que “también se ha dispuesto extender a 24 meses la permanencia en el exterior de los residentes en Cuba que viajen por asuntos particulares, contados a partir de la fecha de salida del país”, que hasta ahora es de once meses.

Esos once meses, que debían ser prorrogados mes a mes a un costo de unos 50 dólares, es un plazo máximo, tras lo cual se consideraba oficialmente “desertor” al emigrado, que perdía su residencia y derechos ciudadanos.

“Cuando excedan este término (24 meses) deben obtener, plasmada en el pasaporte, la constancia de la(s) prórroga(s) de estancia correspondiente, otorgada por un consulado cubano”, agregó.

Aclaró que serán acreedores del pasaporte “los ciudadanos cubanos que cumplan los requisitos establecidos en la Ley de Migración, la cual ha sido también actualizada de acuerdo con las medidas adoptadas y entrará en vigor a los noventa días de su publicación en la Gaceta Oficial de la República de Cuba”.

El comunicado no especificó cuáles son esos requisitos, que deben conocerse tras la publicación de la ley, y que limitarán a algunas personas el acceso al pasaporte.

Añadió que “se adoptarán otras medidas relacionadas con el tema migratorio, las cuales sin dudas, coadyuvarán también a consolidar los prolongados esfuerzos de la Revolución en aras de normalizar plenamente las relaciones de Cuba con su emigración”.

Los emigrados cubanos deben visitar su país con pasaporte nacional expedido en los consulados cubanos, aun cuando tengan la ciudadanía en el país que residan, y deben tener además un permiso de entrada cuya duración es limitada a 30 días.

Cuba flexibiliza ley migratoria pero mantiene estrictos controles

JUAN TAMAYO - EL NUEVO HERALD

La decisión del gobierno cubano de eliminar el odiado requisito de permisos de salida a los ciudadanos que quieren viajar al exterior, a la vez que mantiene otros estrictos controles, podría darles a millones de cubanos en la isla una mejor oportunidad de salir a vivir en el extranjero.

También generaría un aumento en las remesas de efectivo hacia la isla, de parte de un mayor número de cubanos en el exterior, y aliviaría algunas de las crecientes presiones tras la orden de Raúl Castro de despedir a un millón de empleados públicos y recortar los subsidios en los sectores de la alimentación, la salud y la educación.

Pero el texto del decreto publicado el martes también permite entrever que los cubanos que en el pasado han tenido problemas para obtener permisos de entrada y salida al país, seguirán teniéndolos, como los médicos, militares y funcionarios del gobierno, los disidentes en la isla y los críticos del gobierno que residen en el extranjero.

"Cubanos residentes extranjero no podrán entrar si organizan... o participan en acciones hostiles contra fundamentos políticos", advirtió la bloguera cubana Yoani Sánchez en su cuenta de Twitter. Eso "se inscribe en lo que yo llamaria ‘El diablo en los detalles’ de la nueva ley migratoria o su carácter gatopardista”, agregó.

Para Juan Antonio Blanco, profesor de la Universidad Internacional de la Florida, la medida "continúa los mecanismos de control de la conducta de los nacionales dentro y fuera de Cuba, a través de un sistema no transparente que a discreción premia o castiga" actitudes y expresiones.

"El estado continúa considerando la migración no como un derecho sino como una dádiva que otorga a las personas según sus propios intereses", agregó Blanco, que anteriormente fue analista de la Asamblea Nacional del Poder Popular. La noticia del decreto causó alegría en isla entre los cubanos que se han quejado durante décadas por el oprobioso permiso de salida, conocido como la tarjeta blanca, que se exigía aunque los viajeros tuvieran visas válidas para entrar a otros países.

"Ahora la pregunta es a dónde, a dónde ir", dijo Katarina Ponce, quien recientemente fue despedida de su empleo como secretaria en una oficina del gobierno, en declaraciones por teléfono a El Nuevo Herald desde La Habana. “Claro que una enorme multitud se quiere ir de este lugar. Pero ¿cuáles países nos dejarán entrar? Tenemos que investigar si necesitamos visas para Rusia, Camboya, el fin del mundo”.

El decreto de Castro publicado en la edición del martes de la Gaceta Oficial, indicó que el 14 de enero entrarán en vigencia los siguientes cambios:

  • Se elimina la necesidad del permiso de salida, que cuesta $150.
  • Se elimina el requisito de la carta de invitación que, a un costo de $200, las personas en el extranjero debían enviar para que los cubanos pudieran solicitar pasaportes y visas.
  • Se extiende el permiso para permanecer fuera de Cuba de 11 a 24 meses, con la posibilidad de renovarlos. Al vencer el plazo, se considera que los cubanos han dejado el país de manera definitiva.
  • Se elimina el permiso de entrada para los cubanos que viven en el exterior y se amplía su estancia en la isla de un mes a tres meses por viaje, que pueden ser extendidos.
  • El precio de los pasaportes sube de $55 a $100.

Pero el decreto y un editorial en el diario oficial Granma dejaron en claro que las autoridades mantendrán estrictos controles sobre los ciudadanos que viajen al exterior y los exiliados que deseen volver a la isla, mientras el gobierno cubano se sienta amenazado por las políticas migratorias de Estados Unidos que favorecen tanto a los cubanos.

"Mientras persistan las políticas que favorecen el ‘robo de cerebros', dirigidas a despojarnos de los recursos humanos imprescindibles para el desarrollo económico, social y científico del país, Cuba estará obligada a mantener medidas para defenderse en este frente”, afirmó el diario.

El decreto, sin embargo, mostró que las regulaciones van mucho más allá de la llamada “fuga de cerebros”.

Los supervisores deberán autorizar la emisión de pasaportes a altos funcionarios del gobierno, profesionales universitarios, médicos y personal médico, figuras deportivas y otras personas que desarrolla funciones “vitales”.

Y los pasaportes serán negados a ciudadanos, según el decreto, “cuando por otras razones de interés público, lo determinen las autoridades facultadas.”

“Stalin puede seguir durmiendo en paz”, agregó Blanco.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar