Dramas

El comedor de los viejitos

Creados para personas desvalidas, también sufren desfalco: aceite, carne, huevos, arroz se desvían al mercado negro. Parte de las raciones, a criaderos particulares de cerdos.

Poco se habla de Fidel Castro Ruz. En ocasiones los medios informativos se refieren a él como el "líder histórico de la revolución cubana".

Hoy en día han desaparecido los trabajadores sociales. También aquellas chequeras que recibían personas de bajos ingresos por un plan de asistencia social. Raúl Castro abolió, de golpe y porrazo, muchas de las presuntas dádivas de Fidel para el pueblo cubano.

Para beneplácito de algunos, todavía funciona el SAF (Sistema de Atención a la Familia), un programa que agrupa a personas que carecen de recursos y apoyo familiar para subsistir. Son por lo general personas que están por debajo de la media del cubano de a pie. En cada Consejo Popular, al menos dos establecimientos se dedican a la elaboración y venta, a precios diferenciados, de alimentos para este sector de la población. No todos los necesitados reciben esta "ayuda", solo los autorizados por los representantes del Gobierno en las barriadas.

Muchos de estos locales, diseñados para brindarles una atención diferenciada, están marcados por el deterioro: cocinas de leña, deficiente higiene. De los administradores ni hablar, hacen y deshacen ante los ojos de todos y nadie les toca ni un pelo.

El conocido como "comedor de los viejitos" se ha convertido para muchos en una pesadilla. Para otros es un lucrativo modo de vida. Productos que nunca llegan a su destino pasan a formar parte del mercado negro o a mantener criaderos de cerdos que dejan buenos dividendos, para un engranaje de personas que opera como una mafia organizada.

Aceite, carne, huevos, arroz, frijoles, condimentos, azúcar, viandas… van a parar al mercado negro, mientras otro por ciento se utiliza para sobornar a los cuerpos de inspectores que dan luz verde al robo de lo que debe llegar a la boca de los más necesitados.

Mermas escandalosas sufre la ración que reciben los ancianos acogidos a esta forma alimentaria, donde la cantidad y calidad en la elaboración dejan mucho que desear. Es una estafa en condiciones.

No son pocos los que afirman que Raúl Castro siempre fue la otra cara de la moneda con relación al líder histórico. Hoy, lleva la batuta en Cuba, su música no plasman los acordes de su hermano. Gobierna con mano dura y los más necesitados sufren las consecuencias en el día a día.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar