El deporte en Cuba está perdiendo glamour. Ya no es aquel crucero de placer donde los cubanos descansábamos y encontrábamos muchos motivos para sentirnos bendecidos por haber nacido en este archipiélago. Si uno lo mira bien (al deporte en Cuba), como si fuera un turista deseoso de descubrir su destino, encontraríamos una imagen parecida a de la Habana Vieja en la distancia: un pedazo de ciudad colosal, con un centro histórico alucinante, imponente, pero que si nos adentramos, vemos que buena parte de esa belleza se cae a pedazos.
El flujo de atletas que deciden marcharse para probar fortuna fuera de casa, ahorita se vuelve río y luego mar (las estadísticas van en puro ascenso), porque no solo las estrellas deciden emigrar. Ya hasta los menos dotados, los de menor talento, también recogen sus maletas y dicen adiós.
De ser una potencia en muchos de los deportes más practicados a nivel mundial, hemos pasado a ser una cantera, una empresa de exportación de atletas que cocina y entrega deportistas a la carta.
Por Abraham Jiménez Enoa

Asi se hizo la leyenda que pisotean hoy en Cuba

El tiempo, o cambia las cosas, o las hace verse desde otra óptica; en unos casos, adecuada a la circunstancia; en otros, francamente fuera de tono…

En 1960, el gobierno de Fidel Castro, que no podría competir nunca con el pasado beisbolero de la República a partir de la suspensión definitiva del beisbol profesional, utilizó al Inmortal Martín Dihigo para ejecutar una tarea que era un fraude mayúsculo: “hay que buscar la masividad en el beisbol”, eso decían cuando, en el terreno de juego de todas las categorías, actuaban más de 100,000 atletas a todo lo largo y ancho de la Isla, con un campeonato nacional juvenil zonal que, en 1958, convocó a 150 equipos en todo el país y sin incluir el movimiento Los Cubanitos, patrocinado por los Cubans Sugar Kings; asi comenzo el Primer Campeonato Nacional de 1era. Categoría de la dictadura, que marchó independiente y paralelo durante el último ano de la Liga Nacional Amateur, ya sin la Unión Atlética detrás. Juan Ealo, ex jugador amateur y coach de preparación física de los Azules del Almendares, estuvo a cargo de la organización del evento y, con visitas continuadas a los municipios del interior, estimulaba la creación de equipos de localidades para la competencia provincial. En Pinar del Río, por el municipio Los Palacios, jugó Tony Oliva poco antes de ser firmado por Joe Cambria.

0
0
0
s2sdefault

Don Hoak Vs Fidel Castro

UN DUELO DESCONOCIDO: EL DE DON HOAK Y FIDEL CASTRO

Al asunto que voy a tratar aquí hay que colgarle, obligatoriamente, el rótulo de "manéjese con cuidado": hace rato que es motivo de discusión el encuentro en homeplate que efectuaron, en el Estadio del Cerro, en febrero de 1952, el dictador Fidel Castro y el antesalista de los Elefantes del Cienfuegos, Don Hoak. Por su importancia, voy a tratarlo en dos partes diferentes, una para cada protagonista.

Castro terminó sus estudios de Derecho en la Universidad de La Habana en 1951; sin embargo, no ejerció ni 4 meses la carrera: el pandillerismo y la extorsión, escondidos en el juego a la Revolución, eran su “curro”, de nada valía que su esposa, Mirta Díaz Balart y su pequeño hijo de 2 años, se murieran, virtualmente, de hambre en un apartamento del Vedado sin muebles.

0
0
0
s2sdefault

Un descaro el despojo de Barthelemy

No les gustan los cubanos que se mueven FUERA DE LA JURISDICCIÓN DE LA TIRANÍA, ese es el problema, no es que sean liebres o tortugas, tampoco es el estilo ni la pegada ni la televisión ni la “cabeza de un guanajo”; sencillamente, hay una ojeriza política predestinada, maldición influyente en todo el corrupto espectro del boxeo professional, contra estos peleadores.

Y yo no me canso de repetir que la respuesta está “allende el mar”, un poco más abajo de Key West... como que nadie investiga “por dónde le entra el agua al coco”, pues los boxeadores criollos siguen pagando el miedo de la prensa, de la gerencia y de los promotores locales conectados a estos

¿Miedo a qué? la media a “no ser objetivos” cuando deben hacer valer el entredicho que ofrece el sentido común; porque Castro ha sido un tirano, como su hermano, y todo el mundo lo sabe; mientras, la decencia excesiva, cómplice en el trayecto, los llama líderes, gobernantes, presidentes... pero nadie es capaz de acusar la maraña contra los peleadores cubanos como conspiración vía BURÓ POLÍTICO, nada más que para ver sí...

0
0
0
s2sdefault

Maya no lanzaría contra “su gente”

El debut de la tiranía en la Serie del Caribe, precedido por una peor acogida como miembro de la Confederación desde Junio, pone sobre el tapete un par de situaciones curiosas:

La primera, el cambio calificativo del evento al permitir sus “padrecitos” un competidor que aparece como una selección; pero, sobre todo, porque el nivel de sus campeonatos no es profesional ni por el juego ni por la categoría.

Es decir, que esta Serie del Caribe perdió su nivel de evento rentado para darle paso a un hibrído que nadie sabe cómo llamarlo, porque, si bien es verdad que la tiranía les da un “estipendio” a sus soldados de ideas-peloteros desde el año pasado, no es menos cierto que no cobran por lo que hacen en plantillas al efecto.

0
0
0
s2sdefault

Béisbol y revolución

No existe en la historia un jefe de estado que haya intrevenido de moso tan conspicuo y prolongado en el deporte nacional de su país como Fidel Castro lo ha hecho con el béisbol de Cuba. Los debates en torno a Revolución Cubana que han sido tan numerosos que poca personas han destacado este fenómeno le han dedicado un análisis detenido.

Supongo que para algunos es un tema ligeramente humorístico, frívolo en comparación con otros muy dolorosos que atañen a la isla; para otros, en cambio, cosntituye la prueba del espíritu juvenil y sencillo del Máximo Líder. Pero debido al arraigo y la importanacia de la pelota en la historia y la cultura de Cuba, la relación del Comandante en Jefe con el deporte nacional está lejos de ser un asunto insignificante.

0
0
0
s2sdefault

Cualquiera de las dos sería muy dura

Top Rank no quiere el pleito Gamboa-Mickey García ¿Razones? Ellos sabrán, aunque el ex magistrado “pulcrísimo” sugirió hace poco que “los que golpean a sus esposas no cuentan con su apoyo...”, por lo visto si es un cubano, porque Floyd Mayweather jr hace lo que le da la gana ¿Y?

Bueno, tal vez más adelante se falle el bout, siempre que el oriental pueda disponer de rivales como Brandon Ríos, aparentemente “a tiro de escopeta” para la gente que maneja a Yuriorkis.

El caso Gamboa es difícil, apenas boxea, situación que no es saludable para la forma pugilística, a pesar de que se conoce del retiro fraudulento hasta de un par de años y el regreso “arreglado” a divisiones creadas paras peleas más arregladas aún.

0
0
0
s2sdefault

Kid Gavilán

Kid Gavilán

Jamás fue noqueado en 143 combates profesionales.

Durante su ilustre carrera hizo gala de su famoso bolo punch'', un golpe temible para sus adversarios. Ha sido uno de los mejores boxeadores en la división de las 147 libras.

Nació el 6 de enero de 1926, en Camagüey. Inició su carrera el 5 de junio de 1943 con un triunfo por decisión sobre Tony Díaz.Después de 14 peleas viajó a Ciudad México y superó a Julio César Jiménez en diez asaltos.

Su primer revés ocurrió en la misma capital mexicana ante Carlos Macalara. Gavilán tomó venganza derrotando a Macalara en la ciudad de La Habana.

Debutó en Estados Unidos el 1 de noviembre de 1946 ante Johnny Ryan, a quien venció en Nueva York.

0
0
0
s2sdefault

La crónica "compañera"

... le ha hecho daño a los boxeadores cubanos

Entre el estilo escurridizo de Rigondeaux y la forma como maneja el cronista "paisano" de tan nueva edición como el zurdo oriental el comentario y la información sobre el boxeador, está el detalle: "multipremiado, doble ganador olímpico, técnica exquisita...".

Cada vez que escriben o hablan sobre un peleador antillano de la nueva hornada, que haya estado en alguna competencia amateur olímpica o mundial, allá va la sarta, el rosario de citas triunfalistas en un circuito que, porque es el boxeo rentado y su público, no solo son "cosa del pasado", sino absolutamente inservibles como promoción.

0
0
0
s2sdefault

Barthelemy noquea a Méndez en faena eminente y profesional

Nada, el agua va tomando su nivel y son cinco los campeones mundiales de la Cuba Libre, hornada de peleadores que han logrado superar la nefasta influencia amateur para imponerse decisivamente en el difícil mundo de las coliflores profesionales del tiempo actual, menos Rigondeaux, a pesar de ser el más promocionado por un carretón de éxitos tan olímpicos como inservibles para el profesionalismo.

Argenis Méndez no es un mal boxeador, pero es de menos clase que el cubano, por eso cayó irreversiblemente temprano a los 2:59 del segundo round, después de recibir un rally de golpes abajo y arriba que concluyó con una poderosa zurda a la cabeza, que lo tiró sin contemplaciones y sin la mínima posibilidad de recuperarse para seguir.

La impresión que tuve fue que un uppercut que encontró la quijada del dominicano en el primero le hizo suficiente daño como para cumplir acción retardada en el round siguiente.

0
0
0
s2sdefault

Mayweather y Rigondeaux

Todavía queda tela por dónde cortar: Mayweather y Rigondeaux

Supongo que la "actuación" de Mayweather jr contra el Canelo Álvarez ayude a desbloquear el veto impuesto a los boxeadores cubanos que se les niega hasta el agua.

No sé si Bob Arum, cuando se refirió a Rigondeaux como "incapaz" de hacer méritos para peleas de gran envergadura y mejores bolsas, imaginó que Floyd Mayweather jr daría una exhibición de boxeo contra Saúl Álvarez, ratificando sobre el ring que este deporte fue, es y será "el arte de dar y que no te den".

Porque entre lo que hizo el Money contra el mexicano el sábado y lo que hizo el antillano contra Donaire hay una sola diferencia: el cubano fue más apabullador.

0
0
0
s2sdefault

Un cronista sin herramientas, Marino Martínez

Hace tiempo, Marino Martínez me dijo que se había eliminado por la posición de shortstop del equipo de Castro a la Serie Mundial Juvenil que se jugó en Venezuela en 1970, trabajo que ganó Gabriel Ventura, uno de los pocos torpederos nacidos en Cuba que arrastraba los pies al correr detrás de una pelota.

“Le constaba”, problemas políticos habían decidido que no lo seleccionaran, por lo mismo, según él, se vio impedido de estudiar la carrera de periodismo.

Por cierto, el equipo suramericano que estuvo en aquel evento era mejor que el de la tiranía, tanto que le metieron dos juegos en el todos contra todos, pero, detallitos que siempre han salvado a esa gente, el torneo lo decidía un juego miserable y solitario entre primero y segundo lugar, regla increíble y tal vez pensada a propósito por si sucedía lo que ocurrió: el invicto Venezuela cayó ante el perdedor de la ex Perla de las Antillas, con dos banderillas en el lomo que se las había puesto, precisamente, el equipo de paisanos de Aparicio. COSAS EXTRAÑAS Y SOSPECHOSAS se veían cuando el PACTO DE VARSOVIA era propietario del Olimpismo Mundial y Castro del regional.

0
0
0
s2sdefault
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8