Consejos y recomendaciones

Propinas

Normalmente, la intención original de la propina es premiar el buen trato y el esmero de quien brinda un servicio o vende un artículo al cliente, y es permitida por los propietarios de los comercios como forma de estimular el mejor desempeño de sus empleados, sin costos adicionales.

En Cuba, durante el periodo de sovietización, a partir de 1961, el gobierno decretó que la propina era algo denigrante para quien la recibía y un rezago del pasado, por ser "una manifestación del espíritu burgués" de quien la otorgaba, y por ende se prohibió a los trabajadores aceptarla.

La aguda crisis que siguió al desmerengamiento del campo socialista y la consecuente desaparición de los elevadísimos subsidios que mantenían a flote al socialismo cubano, pagando por sus publicitados "logros", hizo necesario acudir a prácticas antes demonizadas, entre ellas, la propina.

La propina dejo de ser tan mala y fue permitido aceptarla, siempre que sus receptores "donen" una parte de ella para, supuestamente, mantener los maltrechos servicios sociales. Así surgió lo que pudiera calificarse como la planificación centralizada de la propina.

Una cantidad determinada o un porcentaje de la propina recibida debe ser entregada por cada trabajador del turismo, u otros del sector estatal, a las administraciones, para su ulterior depósito en los "ingresos por concepto de propinas" de las empresas, algo seguramente desconocido en el resto del planeta.

Como es de esperar, las declaraciones de lo recibido son falseadas por los trabajadores; pero, para detectar el fraude, no han faltado los estudios "científicos" de los potenciales ingresos por este concepto en cada sector, por parte de los burócratas más rancios.

También la propina es víctima de la socialización de la corrupción. A sus viejas funciones, se le han añadido matices tan novedosos como el mismísimo hombre nuevo que la da y la recibe, y que hacen cada vez más confusa la diferencia entre la propina y el soborno. A continuación, pongo algunos ejemplos que los avezados cubanos conocen bien.

Aunque el límite de equipaje permitido a los pasajeros en los ómnibus interprovinciales es de 40 kilogramos, todos saben que una oportuna "propina" del nuevo tipo, les permitirá cargar cinco o seis veces ese peso.

La práctica de dejar siempre una "propina" al farmacéutico, al comprar sus medicamentos, le puede evitar escuchar de su boca la frase: "no hay, pero yo tengo un amigo que lo tiene"; lo que se traduce en pagar el susodicho medicamento al "amigo" a un precio cinco o diez veces por encima del oficial.

Una propina de cinco pesos le permitirá tomar el ómnibus en la terminal, junto con los empleados y policías, que no hacen cola, y observar a través de la ventanilla, cómodamente sentado, como se matan por subir los que hicieron cola para montar en la primera parada.

Los anteriores son sólo unos ejemplos que me vienen a la mente, para muchísimas cosas más sirve la "propina" en la actualidad y cada día resulta más difícil diferenciarla del soborno. Tanto, que sobre todo las nuevas generaciones, formadas en el bregar de la lucha por la supervivencia bajo el lema de todo vale, no conocen la diferencia entre los dos vocablos.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar