Artículos relacionados con la emigración

Refugiados cubanos en EEUU

Los refugiados cubanos en EEUU se vuelven parias tras el deshielo

El número de cubanos que buscan asilo se ha disparado desde que el 17 de diciembre. Los isleños temen que se acabe con las leyes migratorias excepcionales.

La vida de los cubanos que llegan sin papeles a Estados Unidos ya no es la misma. Aunque la tendencia en la comunidad exiliada es recibirlos de brazos abiertos, está llegando gente que no tiene otro remedio que vivir en la calle entre otras razones porque no tienen familiares aquí.

Les queda el apoyo de los servicios de asistencia social de la Iglesia católica y otras denominaciones. Pero ante la avalancha de personas, esos servicios no dan abasto, han colapsado y tienen una lista de espera de casi dos meses, lo cual retrasa su asentamiento en otros estados, el recibimiento de permisos de trabajo y ayuda monetaria de emergencia.

El número de cubanos que llegan a Estados Unidos se ha disparado desde que el 17 de diciembre pasado los dos países anunciaron un deshielo mutuo. Los cubanos temen que la reanudación de relaciones diplomáticas a nivel de embajador, pautadas para el 20 de julio, pueda acabar con las leyes migratorias excepcionales que facilitan el asentamiento e integración a la sociedad estadounidense sobre las demás nacionalidades.

Según cifras de los Servicios de Inmigración, desde el inicio del año fiscal el 1 de octubre, han ingresado al país casi 19.000 cubanos, sea por vía marítima o por la frontera con México, una cifra equivalente al total de llegadas el año anterior. Lo destacado: desde el anuncio del deshielo, llegaron dos tercios de esa cifra.

Un reflejo del temor que muchos cubanos tienen de que la mejoría de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba pueda acabar con las facilidades migratorias que los ciudadanos de éste último país disfrutan. Los cubanos disponen de una 'ley de ajuste cubano', que les permite hacerse residentes permanentes al año y un día de entrar al país y la de 'pies secos-pies mojados', que los hace admisibles tan pronto sean atrapados en las costas o dentro de las tres millas de aguas jurisdiccionales.

Cubanos sin asilo

El 4 de julio, curiosamente la fecha de la independencia de Estados Unidos, el cubano Antonio Mora, de 27 años, llegó a Miami tras ingresar al país a través de la frontera en la localidad de Laredo, en Texas, un paso fronterizo conectado con Nuevo Laredo, en México. Fue entrevistado, expuso su argumento de refugiado cubano y admitido al país sin grandes problemas.

De inmediato se desplazó al sur de Florida, nicho de la gran colonia inmigrada cubana en busca de un hogar donde poder sacar adelante su vida. Pero no tiene familiares aquí y ha quedado desamparado. Hoy sobrevive a la intemperie en el estacionamiento de un centro comercial de la ciudad de Doral, en el área metropolitana de Miami junto a otros tres compatriotas. "Llegamos sin dinero ni familia. En Cuba se dice que el Gobierno de Estados Unidos da asilo a los cubanos. Mientras tanto, tenemos que estar a la intemperie", enfatiza con cierto desespero a medios locales.

La razón es simple. Por décadas el Gobierno de Estados Unidos ha delegado en organizaciones religiosas la recepción y procesamiento de la integración de los inmigrantes cubanos indocumentados. Sin embargo, con el incremento de los que llegan, tanto la Iglesia Católica como las demás, que disponen de programas de asistencia pública, se han visto desbordadas de 'clientes'.

"Es mucho lo que está llegando. Nosotros vivimos de los programas estatales y contribuciones privadas.

Pero con la crisis ha disminuido esa contribución y los fondos se agotan. No tenemos capacidad para procesar tanta gente", explica a ELMUNDO.es, Arnaldo Vicente, uno de los voluntarios de Caridades Católicas, el más importante hogar de refugiados de Florida, sin precisar más detalles porque no está autorizado a comentar el problema.

Asistencia de la Iglesia

Sin embargo, se sabe que las iglesias intentan ayudar a estos refugiados de nuevo tipo que, sin familiares en Estados Unidos, no tienen a donde ir. Si un cubano llega a Estados Unidos y tiene familiares, son contactados por las organizaciones de acogida para que se hagan cargo de ellos. Hasta ahora, los que no tenían familiares eran enviados a otros estados sin grandes problemas, pero el auge de nuevos refugiados y la falta de lugares a acogida ha colapsado todo el sistema.

El Gobierno federal, que al calor de la Guerra Fría ha heredado de administraciones anteriores la voluntad política de acoger a los refugiados cubanos o inmigrantes económicos, se debate hoy día, desde el 17 de diciembre pasado, con la realidad de la formalización de relaciones con la isla comunista y con la disyuntiva de darles la bienvenida con todas las de la ley.

A Mora y sus compañeros de 'viaje', con la nueva realidad política en que se debate el Estrecho de Florida, no le queda otra que esperar un milagro político o el pasar del tiempo. La lista de espera para poder recibir los beneficios que les otorga una ley que fue creada en los años 1960 del siglo pasado, cuando la política oficial de Estados Unidos fue que Cuba siendo un país comunista era un 'paria' en Latinoamérica. Pero eso se está acabando. Lo saben y sufren. Son las últimas víctimas del deshielo inevitable entre dos adversarios.

Fuente: El Mundo

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar