Artículos relacionados con la emigración

Cubano con pasaporte español

Con pasaporte español, Benito vive en La Habana.

Años atrás, logró el ansiado viaje al país ibérico, por una vida digna. Hoy ha decidido regresar a su tierra, confiando en que, esta vez, sí le irá mejor.

Empieza a producirse algo parecido a aquello que decía Ricardo Arjona de "las balsas de Miami a La Habana". Solo que en el caso que nos ocupa, no se trata de balsas, sino de los aviones de Barajas a Boyeros.

Según un informe del gobierno español, ya son más de 80 000 las personas que han emigrado de España. En su mayoría son personas que llegaron a España cuando estaba en pleno crecimiento económico, pero que ahora retornan a sus países ante la falta de empleo, producto de la crisis.

Con cerca de once mil retornantes, como los denominan, los cubanos ocuparon el segundo lugar en el año 2014, solo superados por argentinos y ecuatorianos.

Uno de estos retornantes es mi exvecino Benny, un mulato querendón y atlético.

Hace 10 años obtuvo el ansiado viaje a España a través de Cupido, una de más vías más expeditas que tienen los cubanos para escapar de las ventajas del castrismo.

Benny era custodio del hotel Habana Libre. Allí conoció a su amada, en una ocasión que cubría el turno de un amigo como salvavidas en la piscina del hotel. Bastó una mirada de la dama para que ambos seres cayeran rendidos de amor y ese mismo día rindieran culto al dios Eros.

Solamente pasaron 11 meses para que Benny, convertido en el Sr. Benito, partiera con su amada a Barcelona. Desde entonces, fijó allí su residencia.

Tiempo después obtuvo un bien pagado empleo en las Islas Baleares, por lo que solicitó y obtuvo el permiso de residencia en el extranjero.

El PRE -como también se conoce a ese permiso, que es una categoría social que se agrega a la condición de cubano- le permitió visitar la Habana por largas temporadas, en varias ocasiones, en las que siempre ayudaba a su familia y amigos. Por esto lo comenzaron a llamar Benny el Bárbaro.

Todo fue como miel sobre hojuelas hasta que un aciago día, su esposa catalana se enteró de que la traicionaba con una hija de Yemayá. Ahí mismo terminó para Benny su idilio y tuvo que mudarse para un lugar menos adecuado.

No obstante, como residente permanente, mantenía su trabajo, que ya no era en las Baleares, sino como empujador en una discoteca de Barcelona. Allí, como decimos los cubanos "escapaba", hasta el día en que los dueños de la discoteca la cerraron por quiebra y el Benny tuvo que pasar a la legión de desempleados que hay en España.

Se mantuvo alternando el subsidio con varios trabajos, que iban desde ayudante de albañil hasta sereno, hasta que cansado de esta situación y después de leer en Cubadebate lo bien que les iba a los cuentapropistas en La Habana, no lo pensó más y regresó.

No voy a contar los avatares del Benny, solo les relato que una vez en Cuba, no pudo recuperar su antiguo trabajo y después de ver lo caro que sale ser cuentapropista, desistió de esto.

Un amigo le sugirió que invirtiera los pocos euros que trajo y comprara un 'almendrón' con que dedicarse al negocio de taxista.

Me lo encontré hace poco. Luego de saludarnos, me invitó a unas cervezas y me contó lo difícil que estaba todo en Cuba y lo mentiroso que era "ese Cubadebate de los demonios".

Cuando le pregunté si va a renunciar a su residencia española, Benny me respondió: "Profe, si de esta escapo y no muero, España más nunca dejo".

Fuente: Cubanet

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

NOTA IMPORTANTE SOBRE EL USO DE LOS COMENTARIOS:
Por favor, recuerde que los comentarios son comentarios no un consultorio, es decir, si usted tiene algún tipo de consulta que realizar, hágalo en nuestros foros, (http://www.conexioncubana.net/foro) allí siempre hay personas dispuestas a ayudar.
Gracias.


Código de seguridad
Refescar